Opinión

¿Venderán Banco Autofin?

1
 

 

Autofin

A simple vista todo parece marchar bien en Mi Banco Autofin (BAM). Tiene un buen nivel de capitalización de 17.1 por ciento, por encima del mínimo que requiere la autoridad, mayor a lo que registra de Índice de Capitalización (Icap) BBVA Bancomer o HSBC o incluso el G-7.

Aunque desde su creación no ha tenido buenas utilidades, el año pasado logró obtener una ganancia mínima de un millón de pesos contra 22 millones que había reportado de pérdida en 2013.

Sin embargo, los focos de atención están puestos en el banco desde hace ya tiempo, y no sólo por el préstamo hecho al Grupo Casa Saba.

Y es que por ese préstamo, la vigilancia se incrementó porque se sabe que no había hecho sentido que un pequeño banco decidiera prestar casi 400 millones de pesos (equivalente casi a una licencia bancaria) a la empresa especializada en distribución de medicinas, aun cuando esté bien garantizado y el banco pueda ejercer la garantía sin problema de presentar problemas de incumplimiento.

Un préstamo de ese tamaño, de no haberse otorgado con todo el cuidado, pondría en riesgo a un banco pequeño, aunado a que no ha logrado despegar su plan de negocios como tenía previsto.

El banco, entre 2006 y 2010, registró resultados negativos. En 2011 y 2012 revirtió esa tendencia y tuvo sus primeras utilidades, lo cual fue nuevamente marcha atrás en 2013, donde perdió. Y apenas el año pasado logró un millón de pesos en utilidades.

Aunque se sabe que ha recibido –al menos en el último año– sugerencias de vender de forma insistente ante los resultados que ha tenido, el dueño, Juan Antonio Hernández, tiene descartada esta opción. Tanto, que cada vez que se le ha sugerido el tema, afirma que no venderá y lo demuestra inyectando recursos al capital.

Si algo tiene es que es obstinado y ha tenido paciencia en ver los resultados. Sólo como ejemplo, el Resort y Forum Mundo Imperial, en Acapulco, que tardó más de lo previsto en ponerse en marcha, poco a poco avanza con éxito en la zona Diamante del puerto.

El próximo año cumplirá una década en operación. Por lo que el próximo año quizás sea clave para definir su rumbo, seguir en espera de que despegue o aceptar las sugerencias de vender y enfocarse en sus otros negocios que son exitosos, tal como hizo Banco Wal-Mart, que optó por venderle a Inbursa el banco. Por lo pronto la moneda está en el aire.

En el otro lado de la moneda, en el sector financiero se habla mucho de Carlos Septién y su pasada relación con Caja Libertad, dicen que vendrán sorpresas.

Twitter: @JLeyvaReus

También te puede interesar:
México, modelo a seguir por BBVA
Bancos listos para prestar, pero a partidos políticos
Diálogo fructífero; ahora a la espera de acciones