Opinión

Velasco se pone pasamontañas


 
En el aniversario número 20 del alzamiento zapatista, el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, reconoció el aporte del movimiento encabezado por “Marcos’’ y exigió al Congreso cumplir con los acuerdos de San Andrés Larráinzar.
 
 
Contrario a lo que otros gobernadores de la entidad hicieron (generalmente guardar silencio y hacer como que el zapatismo fue una especie de virus que de cuando en cuando produce molestias), Velasco decidió, sorpresivamente, ponerse el pasamontañas y abogar por los derechos de los pueblos indígenas.
 
 
El gobernador chiapaneco, inmerso en las últimas semanas en una discusión mediática sobre la oportunidad y el costo de la promoción de su imagen en su primer informe de gobierno, dijo que Chiapas debe al zapatismo “innumerables consecuencias reflejadas hoy en sujetos colectivos con mayor conciencia y ejercicio de sus derechos y en el lugar fundamental que ocupa nuestro estado como referente nacional’’.
 
 
De acuerdo con el gobernador, “el aporte de las comunidades indígenas zapatistas a los distintos procesos de cambio estatales y nacionales es indiscutible. Los pueblos indígenas del país no son ya los mismos después de 1994’’.
 
 
En eso efectivamente tiene razón. 
 
 
Comentamos hace unos días que gracias al movimiento zapatista -hoy convertido en una especie de show revolucionario, con souvernirs y toda la cosa-, la sociedad mexicana en su conjunto volteó la mirada hacia esas comunidades marginadas.
 
 
Hay acuerdos para la mejora de la calidad de vida de las comunidades indígenas, una comisión especial para atender sus problemas; hay diputados y senadores indígenas.
 
 
Pero, a 20 años de distancia, pese a todo lo anterior, poco ha cambiado la vida para los habitantes de esas comunidades.
 
 
Coyuntural o no, el hecho de que el gobernador del estado donde nació el movimiento haya reconocido su aporte y se haya comprometido a intensificar acciones a favor de las comunidades indígenas, es noticia.
 
 
****
 
 
Dice el líder de los priistas en la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones, que en un plazo de dos años, Pemex comenzará a rendir los frutos de una empresa productiva, con autonomía presupuestaria, de gestión y contratación “y lo más importante, sin dejar de pertenecer a los mexicanos’’.
 
 
Beltrones, que preparará a su bancada a partir del lunes para la discusión de las legislación secundaria en materia energética, que se espera ocurra en febrero, dijo que con las reformas logradas en 2013 se permitirá vislumbrar un México mejor en 2014 y 2015, con mayores oportunidades de crecimiento.
 
 
En el mismo tenor, el coordinador de los senadores del PRI, Emilio Gamboa Patrón, aseguró que si el 2103 fue el año de las grandes transformaciones, “los mexicanos haremos de éste, sin duda alguna, el año de la eficacia para concretar el despegue hacia un México más justo, en paz, y en el que seremos capaces de construir un mejor futuro para nuestros hijos.
 
 
Que conste en actas las declaraciones de Beltrones y Gamboa; hablamos en 2016.
 
 
****
 
 
¡Vaya pleito que se avecina entre la dirección del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), encabezado por Alfonso Sarabia, y la empresa Fumisa SA de CV, por el contrato de arrendamiento de los espacios comerciales de la Terminal Uno!
 
 
El AICM informó que el 31 de diciembre del 2013 concluyó la vigencia del contrato existente entre el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y la empresa Fumisa, “por lo que a partir del 1 de enero de 2014, el AICM arrendará directamente todos los espacios comerciales en la Terminal 1’’.
 
 
Sin embargo, la empresa dice que dicho contrato sigue vigente en tanto el AICM no les cumpla con el retorno de inversión pactado desde el inicio de la relación comercial, que data de 1991.