Opinión

Van por nueva ley de desarrollo económico para el DF


 
El ordenamiento actual que en materia de desarrollo económico marca pautas a la Capital del País data de cuando ÓSCAR ESPINOSA VILLARREAL era Regente Capitalino, el último por cierto, y Héctor Flores.
 
 
Santana, el titular del Desarrollo Económico en la Ciudad más grande de México. Tan le sabían ellos dos al asunto que impulsaron esa Ley que inexplicablemente no ha sido tocada por el PRD el que desde entonces gobierna la Ciudad Capital.
 
 
En ese año, 1996, Fidel Velazquez (¿recuerda a un líder eterno de la CTM?, ¿uno de los “cinco lobitos"? Acoto: ahora hay que hacer referencias porque al parecer se nos está olvidando la historia) habló por ocasión primera de su retiro de la vida sindical, el aumento salarial al mínimo en ese año fue del 12 por ciento y el país contaba con 91 millones 158 mil habitantes y el 41 por ciento en cinco entidades del país, una de ellas el DF.
 
Hoy esa ley es la más antigua de los ordenamientos de los que rigen la vida en la capital.
 
 
Lo que se desea con un nuevo ordenamiento en materia de desarrollo económico es incrementar la competitividad económica de la Ciudad de México, dar orden e intención a su crecimiento, recuperar económicamente las zonas que se encuentran a la deriva y han sido aprovechadas por la delincuencia organizada y coadyuvar a la generación de empleos de calidad en un territorio que es de los más pequeños en la República y que concentra el 17 por ciento de la actividad económica nacional. Considerando la ZMCM, su zona ampliada su peso económico nacional alcanza prácticamente 25 por ciento.
 
En síntesis, garantizar un desarrollo económico sustentable, equilibrado y equitativo.
 
 
Para lograr lo anterior se piensa incorporar a la ley todas las herramientas modernas de promoción económica, generar zonas o ÁREAS DE DESARROLLO ECONÓMICO y en ellas disponer de políticas públicas especiales, de promoción económica. Se pretenden garantizar reglas transparentes para que todos los sectores económicos puedan coadyuvar a conseguir el crecimiento económico de la ciudad.
 
De conseguirse esta nueva ley la Ciudad tendría una herramienta clave para ejercer la rectoría en materia económica.
 
 
Ello implicará conceder nuevas y poderosas atribuciones a la SEDECO, ahora en las manos de SALOMÓN CHERTORIVSKI, y a su equipo de trabajo que desde hace seis meses elabora esta iniciativa de ley a minutos de ser enviada a la Asamblea de Representantes. Muy atento en el “planchado” de la pretendida ley con la ADRDF está Ricardo Becerra Laguna, Subsecretario de Desarrollo Económico y Sustentabilidad.
 
Para llegar a ella se hizo un trabajo de Benchmark con otras leyes de fomento económico en el país y de las principales ciudades en el mundo como Nueva York, Chicago, y otras latinoamericanas y asiáticas.
 
 
Ahí se distinguieron algunos de los puntos que han derivado en que la Ciudad de México sea considerada como la ciudad 30 entre las 32 principales ciudades a nivel mundial en materia de facilidades para hacer negocios y responder a las inversiones extranjeras.
 
Van por una ley moderna y que dote de capacidad de promoción y respuesta eficiente a sus muy específicas características y problemáticas.
 
 
Para definir las ZONAS ECONÓMICAS ESPECIALES, o ÁREAS de Desarrollo Económico estará en el manejo y organización de la SEDECO CAPITALINA un muy completo SISTEMA DE INFORMACIÓN que permitirá mapear con toda precisión qué áreas tienen, qué vocaciones y qué disposiciones existen para desarrollar en la Capital.
 
 
Este Sistema será capaz de ofrecer a inversionistas e interesados en invertir, nacionales o extranjeros, pequeños, medianos o grandes toda la información requerida para abrir un negocio con mejores oportunidades de éxito.
 
 
Este Sistema de Información económica será capaz y adquiriría el compromiso de reportar trimestralmente los datos relevantes para la toma de decisiones y valoración de la política pública en favor de la actividad económica del territorio.
 
 
Una de las experiencias más relevantes para la toma de decisiones de los contenidos que agrupa esta iniciativa de Ley de Fomento Económico del DF es la experiencia en la Ciudad de Pittsburgh que, luego de una sorpresiva reconversión, vio perder 4.3 millones de empleos industriales y tuvo la capacidad para recuperar e incluso superar esta cantidad de empleos perdidos basando su nuevo potencial económico intencional en los nuevos servicios vinculadas a las tecnologías de información y tecnologías de alto impacto.
 
Los cuatro ejes de la posible Nueva Ley son: la política de inversión donde se tiene contemplada la inversión pública, la coinversión pública-privada en determinados polígonos de inversión.
 
El segundo eje es el del financiamiento tanto para Pymes como establecimiento de Fondos de Garantía, Fondos de Capital de Riesgo y Fondos de Cobertura ante riesgos y contingencias sociales.
 
El tercer eje es el de una Política de Fomento que comprende Oficinas de apertura rápida de empresas, estímulos para el establecimiento de cadenas productivas, áreas económicas de especialización y desarrollo pleno de capacidades potenciales.
 
La cuarta política contemplada es la Política de Innovación donde se inserta el Sistema de Información Económica, políticas de vinculación estratégica e Intercambios de Transferencia de Tecnología.
 
Jugarían un papel relevante los avances que en centros superiores de enseñanza, centros de investigación e Institutos educativos técnicos puedan alcanzarse y los que la propia Política de promoción económica les pueda alcanzar para ejercer una vinculación entre los sistemas de educación pública y privada, y esta Nueva Ley de Fomento Económico.
 
Se desea que esta intentona sea respaldada por los partidos políticos de oposición en el DF para que la entidad con menor tamaño en el país, con mil 495 kilómetros cuadrados tome el lugar que le merece en la vida nacional y en la esfera internacional.