Opinión

Urge manotazo de EPN
o de los empresarios

 
 
  

 

Gasolina. (El Financiero)

Qué decepcionante la conferencia de los secretarios del Medio Ambiente, de Energía y del director general de Pemex para resolver la crisis medioambiental.

Ante la expectativa mayúscula de que se habrían de anunciar una serie de medidas profundas que modificaran sustantivamente el origen de las fuentes contaminantes en la Ciudad de México, los ciudadanos tuvimos más de lo mismo: una defensa de que las gasolinas que usamos sí son de buena calidad; un aplazamiento de otro anuncio que vendrá en semanas; y una peculiar retahíla de nombres de expertos de la UNAM, el Poli, el ITAM, et. al., quienes supuestamente avalan todo lo que se está haciendo.

¿Dónde están el programa para renovar integralmente al transporte público masivo? ¿Dónde está la regulación para meter en cintura a las fábricas contaminantes del Estado de México que rodean a la capital?

¿Cuál es el plan maestro para transformar a los colosales tiraderos de basura? ¿Qué incentivos fiscales se anunciaron para quienes adquieran vehículos eléctricos o híbridos?

Nada. No hay nada. El anuncio más notorio fue la potencial eliminación de la circulación diaria de 1.7 millones de vehículos, en lo que simplemente se perfila como un regreso a donde estábamos antes de que la Suprema Corte permitiera la circulación a vehículos que antes no lo hacían. Volvemos al momento en que cientos de miles de autos no pasaban las pruebas; antes de que corrompieran a los Verificentros.

Bienvenidos a la primavera del año pasado.

Cómo dan ganas de repetir aquella frase de Alejandro Martí, “si no pueden, renuncien”, utilizada hace años para los temas de inseguridad y violencia. Hoy cabe perfectamente en la crisis medioambiental que nos aqueja.

Qué mal se ve, además, que el gobierno federal no se haga acompañar del jefe de Gobierno de la Ciudad de México ni del gobernador del Estado de México en un anuncio que iba a ser trascendental. Qué mal se ve que el Secretario del Medio Ambiente salga en defensa de la Suprema Corte cuando: (1) se podría defender sola; y (2) a nadie le van a poder quitar de la cabeza que ese fallo sí influyó en el problema de tráfico y contaminación de los últimos meses.

Vamos a verificar vehículos. Esta vez no habrá trampa. Esa es la sustancia del anuncio de ayer. Así, la oportunidad para transformar radicalmente nuestra convivencia con el medio ambiente ha quedado reducida a los datos que emerjan del software que traen cargado los vehículos; y a las inspecciones aleatorias que la Profepa haga de los Verificentros. Y tan tan.

Urge un manotazo de quien tiene poder: el presidente Enrique Peña Nieto o de los empresarios. Estos últimos tienen recursos y están asqueados de la pequeñez de visión y de soluciones.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
No hubo en Sears ni en Palacio, ¡bu!
Nuestro menú ha cambiado
Pacchiano y Mancera tienen 'Via' como solución enfrente