Opinión

Una semana de reformas


 
La semana que hoy comienza será densa en noticias sobre reformas importantes para la vida del país.
 
En ella, seguramente la Cámara de Diputados le dará luz verde a los cambios que hicieron los senadores a la reforma constitucional de las telecomunicaciones.
 
Con ello quedará lista para empezar a ser discutida en los congresos estatales, en donde seguramente pasará sin dificultad. Lo más probable es que en los siguientes dos o tres meses logre la aprobación en 16 de ellos y en el comienzo del verano se convierta en una reforma efectiva.
 
La mayor parte de los cambios en las industrias de telecomunicaciones y radiodifusión se harán efectivos en el plazo de 6 meses, luego de que las reformas ya hayan terminado su ciclo de aprobación, así que es probable que se concreten en el primer trimestre de 2014.
 
Como le he comentado en este espacio, con independencia de la valoración que se haga de los cambios que se han planteado, esta reforma cambiará de manera muy importante la dinámica en una industria que es esencial para la vida económica y política del país.
 
Pero no será el único cambio importante que atraiga los reflectores esta semana.
 
Todo indica que también en estos días será presentada la iniciativa de reforma financiera, orientada a propiciar que los bancos presten más a la población y lo hagan en condiciones más favorables para los usuarios del crédito.
 
Todavía no hay claridad en lo que va a cambiar en las reglas del juego para impulsar el crecimiento del crédito, pero las cosas apuntan en varias direcciones.
 La primera en mejorar la legislación para que la ejecución de las garantías pueda darse con más certidumbre y agilidad, lo que debería bajar más aún los costos de créditos como el hipotecario.Otra es propiciar una mayor competencia entre las instituciones financieras. Seguramente se va a buscar el mecanismo para que los usuarios de los bancos y otros intermediarios puedan moverse con más facilidad hacia las instituciones que les ofrezcan mejores condiciones, con el objetivo de hacer efectiva la competencia.Una vertiente más será la participación de la banca de desarrollo, que deberá ser más eficaz para compartir riesgos y empujar a que el crédito de la banca comercial fluya con más facilidad hacia quienes hoy están excluidos.
 
Quizás haya otros temas, como más fluidez en la atención de reclamos de los usuarios y mayores castigos y responsabilidades para los banqueros.
 
Lo que no se debe esperar de la iniciativa es un esquema de fijación de tasas o de márgenes en el sistema bancario.
 
De cualquier manera, aunque se apruebe hasta finales de este año, esta reforma, sin cambiar tantas reglas del juego como la de las telecomunicaciones, también modificará el entorno en el que se presenta el negocio bancario.
 
Un cambio importante que se presentará esta semana es la casi segura aprobación de las reformas al artículo 27 de la Ley del IMSS, para cambiar el cálculo del salario base de cotización del IMSS, que se utiliza también para el Infonavit y el SAR, entre otros.
 
Aunque la afectación mayor será en aproximadamente 20% de las empresas afiliadas, de cualquier manera la cifra de 170,000 empresas y seguramente algunos millones de trabajadores, no es un dato nada despreciable, que también se va a enfrentar a un entorno modificado a partir de que las dos cámaras le den luz verde a esta modificación.
 
A partir de hoy, quedan 8 días para la conclusión del primer periodo ordinario de sesiones de este año. No descarte que pueda haber un extraordinario que aborde la reforma política, quizás por allí de agosto.
 
Y luego, a partir de septiembre, vendrá el debate más complejo, con la reforma fiscal y energética, que estarán amarradas al paquete económico para 2014.
 
enrique.quintana@elfinanciero.com.mx