Opinión

Una nueva visión urbana

 
1
 

 

Starbucks

El inicio de las discusiones multidisciplinarias que la administración del Distrito Federal iniciará en septiembre en el marco del Consejo para el Desarrollo Urbano Sustentable en la Ciudad (Conduse) abre campo fértil para retomar el cuestionamiento de hacia dónde debe y puede crecer la metrópoli.

El debate hará factible como ya lo hechos dicho, cambiar la dimensión del desarrollo urbano. Dejar los corredores o megaproyectos que actualmente están en construcción, por zonas, ciudades y proyectos que detonen el reciclaje de zonas estratégicas en distintos puntos del Distrito Federal.

Y es en este sentido donde el oriente de la ciudad abre oportunidades importantes de reciclaje, junto con otras que recibirán el beneficio de la conectividad con los trenes con entidades cercanas al DF y otras zonas como la colonia Doctores y las estructuras de ciudades aquí mencionadas anteriormente.

La discusión de este Consejo será relevante para generar un plan de largo plazo, particularmente porque en casos de reciclaje como las 710 hectáreas que hoy ocupa el área donde opera el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) la operación es mayor.

Justo ayer, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) trasladaba en su pronóstico de 2020 a 2023 la factibilidad de utilizar estas áreas donde no sólo se generará actividad comercial, vivienda y de servicios, sino que se integrarán áreas verdes que equilibrarán la zona.

Si bien el gobierno de la ciudad desarrolla encuentros para tomar ideas de aeropuertos como Berlín, donde tres aeropuertos lograron integrarse a la vida y necesidades de la población vs. el desarrollo urbano.

Es por ello que la transformación urbana que merece el oriente, como una de las zonas con potencial de expansión hacia los próximos cinco años, demanda la gestación de medidas serias de impacto que integren además a la población.

Bajo este contexto, las discusiones son clave en lo que la ciudad de México puede recibir con un modelo propio que retome el éxito de casos internacionales, pero que cubran las necesidades locales en el mediano y largo plazo.

Starbucks va por el mercado premium
Con diseños inspirados en plantas de café y estilo art deco, barras de madera en tzalam, muebles, lámparas y screens de casas de diseño como Mob, Rococo, Ariel Rojo, Duco, Ulalight e ITZ Mayan Wood Furniture abre su segunda tienda Starbuks Reserve.

Producto de la renovación que ha vivido avenida Masaryk y al potencial de mercado premium consumidor de café, nace esta tienda que en su tipo es la más grande de las cuatro que operan en América Latina.

La apuesta del equipo local de Starbuks México y de Scott Mitchem, director de diseño para la cadena en América Latina, es reproducir vía el diseño y la oferta de producto con variedades únicas de café, la experiencia de consumidores.

El plan de negocios de este concepto es concluir el año con tres unidades, para luego buscar la expansión a otros mercados como Guadalajara y Monterrey.

Twitter: @claudiaolguinmx

También te puede interesar:
¿Terminó la guerra de tasas?
Dólar y mercado de capitales
Cuatro millones de m2 de la controversia