Opinión

Una nueva política distributiva

1
 

 

billetes

El excelente trabajo de Gerardo Esquivel sobre desigualdad extrema en México ha desatado un debate pendiente y urgente. El objetivo central de las reformas económicas en curso debe ser la reducción de la desigualdad. Mayor crecimiento, productividad, competitividad y más generación de capital, no pueden seguir ahondando la división entre unos pocos que tienen mucho (muchísimo) y la mayoría que vive en condiciones de atraso y pobreza.

Este debate no es nuevo ni exclusivo de México. Dos excelentes libros publicados recientemente abordan esta problemática. James Ferguson en Give a man a fish, analiza con detalle algunas de las políticas distributivas más exitosas en África. En su último texto Anthony Atkinson ofrece un abanico amplio de soluciones a este grave problema.

Ferguson hace referencia al éxito que las transferencias económicas han tenido en Sudáfrica: el porcentaje de la población en condiciones de hambre se redujo de 29 a 12 por ciento de 2002 a 2012; y el porcentaje de la población viviendo en el último decil pasó de 11 en 2001 a solamente 1.0 por ciento en 2011. En otras palabras, la política social de Sudáfrica ha tenido un impacto positivo en la reducción de la pobreza.

Este no es un espacio para abordar las características que Ferguson destaca de Sudáfrica; pero los resultados claramente contrastan con los de la política social mexicana: aquí de 2001 a 2012 la pobreza se agravó en todas sus categorías (alimentaria, de capacidades, patrimonial).

Ferguson destaca que reducir la pobreza requiere de una política distributiva eficaz, acompañada de una economía abierta, competitiva y en crecimiento. Un Estado fuerte no nacionaliza o monopoliza la producción económica. Ferguson no aboga por la expropiación, pero sí a favor de que los beneficios de la actividad económica sirvan para aminorar las carencias de la población y construir una sociedad más equitativa. ¿Quién en México ha elaborado una visión política de esta naturaleza? El último reporte de la OCDE sobre empleo, emitido esta semana, destaca justamente que carecemos de estas políticas: somos el país con el menor gasto en programas sociales de activación laboral.

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
Percepciones que no cambian
Liderazgo con moral
Cartel Land