Opinión

Una moda empresarial dentro de la quinta revolución

 
1
 

 

Computadora con logo de Intel

La “Quinta Revolución” (tecnológica) trae bajo el brazo uno de los cambios disruptivos más radicales que haya vivido la humanidad en su historia: la manera en la que nacen las empresas destinadas a satisfacer las necesidades de los (nuevos) consumidores globales.

Esa nueva forma en la que nacen las empresas privilegia a aquellas basadas en las Tecnologías de la Información con modelos innovadores de vincularse con los consumidores, sus expectativas y la forma en que satisfacen sus necesidades mediante esquemas que antes ni siquiera era posible pensarlo.

La computadora, la Internet y los dispositivos móviles colocan virtualmente a la mano del ser humano la satisfacción de sus deseos, necesidades y la manera en que se relacionan entre sí.

Las nuevas empresas que nacen al amparo de esta nueva época no reconocen límites en sus formas de operar. Nacen con el distintivo de romper paradigmas y colocarse de manera muy rápida en la posibilidad de ser escaladas en prácticamente cualquier país en el mundo. Todas esas empresas participan de un ADN común: son innovadoras.

En el proceso de gestación están políticas públicas que alientan el surgimiento de estos nuevos negocios y a los pies de ellos capitales semilla y una red internacional de capitales de riesgo que de manera compulsiva busca a esa estrella que en poco tiempo puede ser integrante de ese pequeño grupo de empresas que será el distintivo de la humanidad en su proceso de evolución.

Buscan esa “joya de la corona” que pudiera hacer historia en el mundo de los negocios.

México por supuesto que no es la excepción. Desde hace 16 años ha conformado una política pública para fomentar, apoyar y consolidar a las MiPymes, pero particularmente en los últimos tres años se ha dado más profundidad a esta política procurando ubicar al país como la capital del nuevo emprendimiento en América Latina.

Hoy el concepto de nacionalidad parece ser un paradigma listo para ser totalmente destruido. Una Start Up exitosa está destinada a tener capitales diversos de distintas nacionalidades y poder ubicarse donde sea más fácil plantear su internacionalización.

Asistentes personales, facilitadores de procesos, plataformas de ahorro, empresas de intercomunicación mundial gratuitas, localización de “aventones” o habitaciones en renta. Hay cientos de nuevos conceptos y decenas de grupos de capital en búsqueda de esa “Joya de la Corona”.

Habría que ver si esta “moda” no acaba recordando a aquel boom de las empresas punto com que tantas pérdidas ocasionó en el mundo. Eso lo habremos de ver antes de que termine el lustro que cursa.

Twitter:@ETORREBLANCAJ

Correo:direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:

Nace en México 'crowdfunding' a factoraje

Guerra entre canales: ANTAD vs. ANAM

Regadera inteligente avisa cuando hay que salir del baño