Opinión

Una economía que avanza con inclusión laboral

 
 
 

 

Entrevista de trabajo, un paso crucial para saber si es el empleo para ti. Shuttestock

El contexto global que enfrenta nuestra economía pone a prueba nuestra capacidad de trabajar unidos y ofrecer soluciones innovadoras y eficaces. En materia de inclusión, el gobierno cuenta con herramientas como los programas sociales que buscan brindar una mejor calidad de vida a las familias más vulnerables.

Prospera es un gran ejemplo de ello, pues se encarga de ofrecer más oportunidades a las familias cuidando que las niñas, los niños y los jóvenes puedan ir a la escuela, tengan variedad y suficiencia en su alimentación, y no les falte salud. Este programa que transforma el futuro de esos niños y jóvenes, ofreciéndoles oportunidades que muchos de sus padres no conocieron, ha sido premiado debido a los resultados alcanzados y es ya replicado a nivel internacional.

Ese tipo de apoyos son importantes para que las personas en situación de vulnerabilidad puedan ejercer derechos sociales básicos. Sin embargo, lo esencial es que ese soporte se complemente con un trabajo que le permita a la jefa o al jefe de cada una de esas familias llevar dinero a su casa. El empleo es la mejor herramienta para superar la pobreza, por lo que el gobierno también apoya a las familias en ese objetivo.

La administración del presidente Enrique Peña Nieto ha alcanzado cifras históricas en materia de creación de empleo: casi tres millones de nuevos empleos en lo que va de su gobierno, y más de 500 mil en lo que llevamos de este año. Estos números son los más altos para un periodo similar desde que se tiene registro. Más allá de las cifras, lo importante es que son historias de vida de familias que, a través de la seguridad que les provee un empleo, gozan hoy no sólo de ingresos para su alimentación sino de los beneficios que un empleo formal conlleva en materia de seguridad social y acceso a la salud.

El nuevo Programa de Inclusión Laboral fue diseñado para ayudar a que estas historias de éxito se multipliquen y alcancen a todos. En el lanzamiento del programa, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, señaló que lograrlo es un trabajo que requiere una gran coordinación, que “implica que nos juntemos todos, que esté presente el trabajador, que esté presente el patrón, que esté presente el gobierno y que todos estemos dispuestos a hacer un esfuerzo”. En efecto, es necesaria una gran suma de esfuerzos.

El gobierno trabaja con los beneficiarios de programas sociales para ofrecerles capacitación y así permitirles fortalecer sus habilidades.

Luego se acerca a los empresarios y les propone emplear a las personas que han mostrado ganas y habilidades suficientes para trabajar. Los empresarios se benefician al contar con personal capacitado y con ello abren nuevas oportunidades laborales a personas que lo necesitan.

Este es un ejercicio inédito que ha despertado interés incluso fuera de México. El Banco Mundial colaborará en la evaluación del programa, lo que permitirá mejorar la productividad de los beneficiarios y aumentar así los casos de éxito.

Con ideas innovadoras como ésta, que ponen en relieve nuestra capacidad de encontrar soluciones a los muchos problemas que enfrenta nuestra sociedad, unidos y en coordinación nuestro país avanza y sale adelante.

* El columnista es Jefe de la Oficina de Coordinación del Secretario, SHCP. 

Opine usted: @julioguerrero81