Opinión

Una despedida a la Secretaría de Hacienda

*Ernesto Revilla
1
 

 

SHCP

“El verdadero heroísmo son minutos, horas, semanas, año tras año del ejercicio callado, preciso y juicioso de probidad y cuidado, sin nadie que vea o aplauda. Este es el mundo.”
David Foster Wallace (2011).

No hay vocación más elevada que el servicio público y no hay trabajo más emocionante para un economista que en la Secretaría de Hacienda. Días y noches que se mezclan en un eterno continuo de retos y emociones. Como dijo un secretario: en Hacienda los días son largos y los años cortos. El poder participar en las decisiones más trascendentes de la política económica nacional. El estar un día en definiciones sustanciales, y muchos otros en paciente y cotidiano trabajo. El trabajar junto a hombres y mujeres comprometidos con sus responsabilidades, su comunidad y un futuro mejor para su país. El sentirse parte de algo más grande que uno mismo. Todo esto tiene el trabajo en Hacienda. Por eso no es fácil dejarlo y por eso, cuando uno pasó por ahí, siempre queda ese sello y ese orgullo de haber sido hacendario.

La semana pasada dejé la Secretaría de Hacienda y Crédito Público después de doce años de haber comenzado ahí una parte importante de mi carrera profesional. Dejo la Secretaría cerrando un ciclo de mi vida personal y profesional y listo para emprender otros retos. Como toda gran pasión, y más aquellas a las que dedicamos vida, salud y años, no es fácil despedirse. Sin embargo, los ciclos son eso y llega el momento de dar el siguiente paso. Todo aquel que dedica una parte de su vida al servicio público sabe lo que se sacrifica y lo que se deja en el camino.

El sentimiento con el que me voy es de agradecimiento. Agradezco a todos los jefes que tuve por su paciencia, sus enseñanzas y su amor a México. A todos los secretarios de Hacienda a los que serví, Paco Gil, Agustín Carstens, Ernesto Cordero, Pepe Meade y Luis Videgaray. A mis jefes Pepe Toño González Anaya y Fernando Aportela. A todos los innumerables colegas que cruzamos caminos en tantos años por su talento, y porque en el calor de la batalla, sin duda formamos una hermandad. En especial mi admiración y gratitud al secretario Videgaray y al subsecretario Aportela por haberme dado el más alto privilegio profesional hasta el momento en mi vida al nombrarme jefe de Planeación Hacendaria (el trabajo con el que soñamos muchos estudiantes de economía) y por su apoyo generoso en esta transición.

Pero sobre todo, gracias a todos mis colaboradores a lo largo de los años. A todo el equipo en Seguros y Valores, en la Unidad de Coordinación con Entidades Federativas, en la Unidad de Política de Ingresos y en Planeación Hacendaria, les reitero mi muy grande admiración y agradecimiento. El trabajar con ustedes fue un honor y un privilegio. Es una fuente de humildad, orgullo y optimismo en el futuro, el conocer de cerca a hombres y mujeres tan talentosos, que hacen su trabajo con profesionalismo y honestidad. Que mantienen funcionando, sin que muchos lo sepan o aplaudan, el gran aparato hacendario-financiero que damos por hecho. Y que hacen todo esto con ecuanimidad y paciencia, aun bajo la a veces impopular etiqueta de ser burócrata. Sepan una cosa: el trabajo que hacen es importante.

Desde el primer puesto del escalafón, hasta el más alto, cada uno es una pieza fundamental de la gran maquinaria que impulsa día a día a nuestro país. Para ustedes la frase que abre este artículo: ustedes son héroes.

México tiene un futuro promisorio. Nos guste o no, la economía crece. Las reformas transformarán a nuestro país. Más allá de la coyuntura diaria, México avanza. Tenemos una de las poblaciones más jóvenes y una de las mejores oportunidades para dar a las siguientes generaciones más bienestar. Para ello se requiere trabajo continuo y un faro que, ante mares turbulentos, marque la ruta de la estabilidad y la responsabilidad para arribar a buen puerto. A lo largo de décadas, gracias a sus jefes y a su equipo, esa voz de la razón ha sido y seguirá siendo la Secretaría de Hacienda.

El autor fue economista en jefe de la Secretaría de Hacienda hasta el 28 de febrero de 2015.

También te puede interesar:
​¿Qué nos muestra el PIB del primer trimestre de 2014?
Los indicadores cíclicos y el estado de la economía