Opinión

Una de cal

   
1
  

  

petroleo me

Después de tantas malas noticias, el éxito de la ronda 1.4 es muy bienvenido. Se pusieron a licitación 10 campos marinos para extracción de petróleo. Cuatro de ellos en el norte del Golfo, en la Franja de Perdido, y seis en la región de Campeche, cerca de Cantarell. La meta era colocar 40 por ciento de esos campos, lo que representaba una inversión potencial de 18 mil millones de dólares. Aunque esa inversión sería a lo largo de varios años, caería muy bien ahora, porque con las ocurrencias de Trump muchas inversiones parecen haberse detenido, o tal vez cancelado.

Usted recuerda que el tercer trimestre no fue muy bueno en materia de inversión extranjera, y todavía no había ocurrido la elección estadounidense. No sería raro que en este cuarto trimestre, y el primero del año próximo, la inversión sea sólo una fracción de lo que ya recibíamos. No tenemos datos, pero creo que entre postergaciones y cancelaciones, no sería raro que dejáramos de recibir hasta 10 mil millones de dólares. Ya que se aclare el panorama, una parte de ese dinero puede ser que llegue, pero no tenemos idea muy clara de cuándo será eso, ni cuál será el impacto final. Por eso, un compromiso de inversión de 18 mil millones de dólares, aunque fuese en cinco o diez años, era una gran noticia. Tal vez no ganábamos mucho, pero podríamos mantener el ritmo de casi 30 mil millones de dólares anuales que tenemos ahora. Pero para eso era necesario colocar cuatro de los diez campos.

No se colocaron cuatro, sino ocho, y varios de ellos con regalías superiores por mucho a lo solicitado, y compromisos de inversión también mayores. La Secretaría de Energía (Sener) estima que la inversión no será de 18 sino de 41 mil millones de dólares. Como ya decíamos, no en un año, ni nada parecido, pero no dudaría que tengamos más de tres mil millones de dólares por año con este origen. Y recuerde que hay varias rondas más por colocar, que pueden incrementar notoriamente esta cifra.

Adicionalmente, la misma secretaría estima que estas inversiones pueden producir cerca de un millón de barriles diarios de petróleo, adicionales a los que Pemex produce. Otra vez, no para mañana, pero muy probablemente se empezará a notar la producción hacia 2020 y para 2025 estaremos cerca del nivel estimado por Sener. Gran noticia también, porque la producción de Pemex ha caído mucho, como usted sabe, y la estimación para 2017 es incluso inferior a dos millones de barriles al día. Eso implica una caída en el dinero que recibe el gobierno, pero también un boquete en la cuenta de divisas, porque mientras exportamos menos de un millón de barriles de petróleo, importamos casi lo mismo, pero de petrolíferos, de forma que tenemos un déficit en este rubro desde hace ya varios meses.

No tenemos enfrente una crisis ni nada parecido. El gobierno ha logrado compensar buena parte de la caída de ingresos petroleros con mejor recaudación, y la cuenta de divisas, aunque deficitaria, todavía está lejos del rango peligroso, que es un déficit en cuenta corriente de 5.0 por ciento del PIB. Según mis cuentas, no vamos a llegar tan lejos, pero sí es posible que alcancemos 4.0 por ciento para 2018. Insisto en que no hay mayor riesgo, porque tenemos reservas para cubrir ese déficit, y el flujo de inversión extranjera cubre más de la mitad de ese monto. Y el riesgo de una contracción momentánea por Trump se compensa ahora con la ronda 1.4.

Es una gran noticia y ojalá cambie un poco el ánimo por acá. Preocupémonos menos por Trump, dejemos que sean los estadounidenses los preocupados.

Profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Elecciones y confusiones
Se va, se va... se fue
No se puede todo