Opinión

Una cruzada contra los tickets de papel

 
1
 

 

(EF)

Estuve en Estados Unidos recientemente y me detuve en una farmacia a comprar un tubo de pasta de dientes. Cuando pagué la cuenta, mi compra de cuatro dólares resultó en un recibo de 38 centímetros de largo. La mujer detrás de la caja registradora me preguntó si lo quería. Le dije que no, y lo arrojó en un bote de basura rebosante de recibos no deseados.

“Discúlpeme”, dije, “si le hubiera dicho que no quería un recibo antes de que lo imprimiera, ¿podíamos haber evitado ese desperdicio?” La manera en que giró los ojos dio a entender que esto era imposible.

“No, querido”, dijo. “El sistema tiene que imprimirlos, ya sea que el cliente los quiera o no”. Mientras me alejaba, añadió: “¿Sabe?, probablemente la mitad de las personas que vienen aquí me dicen que los tire”.

Intrigado, hice algunas sumas en la parte posterior de un sobre cuando regresé a mi habitación en el hotel. Me imaginé que si esta fuera una tienda grande, que estuviera abierta las 24 horas del día, todos los días, con un promedio conservador para todo el día de 150 clientes por hora y, antes de salir de la tienda, el 50 por ciento arrojara sus recibos de 38 centímetros, eso resultaría en unos 685 metros de papel desperdiciado al día. Si se multiplica eso por todo un año, habremos desperdiciado la asombrosa cantidad de 251 kilómetros de papel; ¡solo en una sola tienda!

Una pequeña búsqueda adicional en Google reveló que la farmacia que visité es parte de una cadena con casi diez mil sucursales en Estados Unidos. Suponiendo que todas sigan la misma práctica, como grupo pudieran ser responsables de unos 2.51 millones de kilómetros de papel desperdiciado al año. Expresado de manera diferente, en un año, solo los recibos desechados de una cadena de farmacias pudieran dar la vuelta al planeta 63 veces.

Luego tomé mi iPad y encontré un artículo de Huffington Post que reportaba que, “cada año, se consumen más de 946 millones de litros de petróleo, diez millones de árboles y tres mil 785 millones de litros de agua en la creación de recibos solo para Estados Unidos”. Parece que la fibra de un árbol produce 55 mil recibos; en mi ejemplo de la farmacia eso representa un mes de recibos desechados.

Si mi burda estimación de las cifras de una sola tienda es cierta, y la mitad de todos esos recibos se convierten instantáneamente en basura, entonces, con base en esos números de Huffington Post, esta cadena de unas diez mil tiendas representa el equivalente a unos 125 mil árboles derribados cada año.

Para empeorar las cosas, el papel que se usa para la mayoría de los recibos contiene Bisfenol A, un compuesto químico tóxico que ha sido vinculado a varios tipos de cáncer. Esto significa, de manera creíble, que esos botes llenos de recibos no deseados ni siquiera pueden ser reciclados.

No me sorprende escuchar la excusa de que “el sistema tiene que hacerlo”. Pero los sistemas no tienen que hacer cualquier cosa que los humanos no quieren que hagan. Estoy seguro de que los diseñadores pudieran proponer una alternativa que fuera menos dañina para el medio ambiente.

El problema de los recibos me hizo pensar en el cargo de cinco centavos de libra esterlina por las bolsas de plástico en Inglaterra. En los primeros seis meses después de que el cargo entró en vigor en octubre de 2015, el número de bolsas de plástico de un solo uso utilizadas por los compradores en Inglaterra descendió en más de 85 por ciento.

No hay razón para que los “sistemas” de cualquier compañía no puedan ser reprogramados para solo imprimir recibos a solicitud o, preferiblemente, para ofrecer en su lugar un recibo digital. Por supuesto, no todos querrán ofrecer su dirección de correo electrónico, pero consideren las consecuencias drásticas de simplemente no hacer nada.

Tristemente, como con tantas de las decisiones tontas que tomamos, una parte sustancial de la culpa recae en la apatía pública. En mi ejemplo de la farmacia, si los clientes empezaran a objetar vehementemente el desperdicio de papel cada vez que les ofrecieran un recibo, podría simplemente resonar hasta quienes diseñan o pagan por “el sistema”. No olvidemos que todo ese papel no es gratis, así que su eliminación debe representar una reducción de costos sustancial aparte de la contribución al mejoramiento del medio ambiente.

Quizá es hora de organizar un movimiento que parafrasee la inolvidable frase del presentador de noticias Howard Beale en la película “Network”. Su famosa diatriba le hizo ganar al difunto Peter Finch un Premio de la Academia, y podría ser un maravilloso grito de batalla contra las cajas registradoras del mundo: “Estoy loco de rabia y no voy a aceptar estos recibos de papel nunca más”.

Twitter: @richardbranson

También te puede interesar:
Juntos podemos combatir el Alzheimer
¿Quieres emprender? Al diablo, sólo hazlo
La dislexia no es una desventaja