Opinión

Una Constitución, la carta de Mancera

1
   

  

Miguel Ángel Mancera

El proyecto de Constitución de la Ciudad de México que envíe Miguel Ángel Mancera será su declaración de principios para las elecciones presidenciales del 2018.

Mancera tiene ante sí la posibilidad que muy pocos políticos han tenido, que es poner en una carta constitucional las reglas por las cuales pretende que se rija la sociedad que gobierna.

Y como aspira a gobernar el país, ahí veremos hacia dónde nos llevaría en caso de ganar la Presidencia.

Si nos va a mandar un mamotreto, Miguel Ángel Mancera será un rollero.

O si nos envía un documento lleno de buenas intenciones irrealizables, será un populista.

Pero si elabora un texto conciso y serio en la reafirmación de las libertades individuales y los derechos humanos como valores supremos, será más interesante.

Pocas reglas, pero claras. Y además, derechos y obligaciones del siglo XXI, correspondientes a una sociedad plural.

Elaborar una Constitución pareciera un ejercicio de especialistas (también lo es), pero ante todo es una radiografía de lo que verdaderamente piensa cada corriente política, cada “parte” (cada “partido”).

La Constitución de la Ciudad de México va a desnudar lo artificial de las alianzas electorales entre quienes son esencialmente contrarios.

Veremos a exponentes de la “izquierda” que no son tan de izquierda. Y al fin podremos oír a la derecha sin complejos en la defensa de sus convicciones.

¿Estamos o no estamos de acuerdo en que el matrimonio es entre dos personas, independientemente de su sexo?

Y al hablar de matrimonio ¿también hablamos de plenos derechos, sin excepciones, para adoptar hijos y asumir decisiones de cónyuges ante la ley?

Morena, ¿qué piensa de los matrimonios entre homosexuales y que éstos adopten hijos?

El PRI, ¿ya nos va a decir cuál es su postura sobre el caso de las adopciones entre parejas gay?

¿Tienen los homosexuales el mismo derecho a adoptar que un matrimonio heterosexual, o se dará prioridad a unos al momento de entregar a un niño para su crianza y educación?

Hasta ahora casi todos los partidos se van por la vereda de las excusas y declaran: “lo que diga la Constitución”.

Para no asumir compromisos le pasan la bola caliente a la Corte, que ella interprete, y así se evitan el debate y las definiciones.

Pues bien, ahora vamos a hacer una Constitución, y los partidos y sus dirigentes tendrán que pronunciarse sobre ése y otros temas.

¿Cuándo empieza la protección legal del Estado para las personas? ¿Desde el momento de la concepción? ¿Desde el tercer mes? ¿Desde el nacimiento?

En una sola pregunta: ¿el aborto es un crimen o es un derecho?

Lo que pensamos hay que ponerlo en la Constitución de la Ciudad de México. Ya no se vale que un órgano del poder judicial opine sobre lo que quiso decir el constituyente.

Desde luego que el debate va mucho más allá del aborto y las bodas gay. Es sobre la ciudad que queremos. Sobre los valores esenciales de nuestra vida en comunidad.

Lo que mande Mancera será su carta de presentación frente al 2018, y nos obligará a definirnos sobre lo fundamental, y no sobre coyunturas como sí o no a tal partido o candidato.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
Ahí viene Trump
La diputada del 'Chapo': alianzas a ciegas
El sacrificio de un precandidato