Opinión

Una capital gourmet

 

Visitar el Centro Histórico de la ciudad de México a veces es sinónimo de comer en restaurantes tradicionales de cocina mexicana. Aunque pueden ser muy buenos, al menos para mí, a veces era aburrido terminar en los mismos lugares, con comida muy clásica. Por suerte ahora hay una nueva opción está haciendo su lucha para convertirse en un ícono de la zona.

Se trata de una casona que aloja a Limosneros —heredero del Café de Tacuba—, con una propuesta moderna tanto en la decoración como en las preparaciones de sus platillos.

Una parte de su menú va cambiando según la estación, así que para esta visita nos tocaron los hongos de temporada. Se trata de una entrada con cinco o seis variedades —algunos de los cuales nunca había escuchado nombrar— acompañados por un polvo de cacao y un mousse de trufa. El conjunto tiene un sabor predominantemente terroso, pero con un adecuado balance fresco.

También de temporada es el tamal relleno de avestruz y frijol Sangre de Toro. La masa tiene una textura esponjosa, pero firme y bien sazonada. Aunque esperaba un poco más de la carne de avestruz, tiene muy buen sabor.

Una de las entradas fijas son sus deliciosas gorditas de chicharrón. Entre el acentuado sabor del maíz está una carne deshebrada muy suave. Un poco de la salsa molcajeteada que preparan al gusto junto a su mesa es el complemento perfecto.

El taco de barbacoa de cachete de res es suficientemente grande para pedirlo como plato fuerte. Una montaña de gruesos y suculentos trozos de carne. Mi único “pero” es que es tan vasto que se vuelve imposible comerlo como taco, así que es necesario partir la tortilla y comerlo por partes.

Otro de los platillos fijos es el pollito pambazo. Su textura es suave y se combina bien con el relleno de papa con chorizo. El acompañamiento de tomates horneados le da el toque de acidez necesario para ser un platillo bien balanceado.

Más vale guardar un espacio para el final, pues el volcán soconusco es imperdible. Un fondant de cacao chiapaneco acompañado con un helado de hoja santa que le da una dimensión muy diferente al postre. Acompáñelo con una jarra de chocolate en agua o un café de olla.

Ya sea que trabaje cerca del Centro Histórico o que vaya a pasear por ahí, Limosneros es una de las mejores nuevas opciones para comer en la zona. Aproveche para probar una de las cervezas de la casa o uno de los mezcales que son seleccionados directamente por sus dueños entre los productores de Oaxaca.

Twitter: @ysusi
 

1
Limosneros

 

Limosneros, comida mexicana gourmet.

Dirección: Ignacio Allende 3, Col. Centro, Delegación Cuauhtémoc.

Teléfonos: 5521-5576

Twitter: @LimosnerosMX

Horarios: Lunes, de 13:30 a 22:00. Martes a sábado, de 13:30 a 23:00. Domingo, de 13:30 a 18:00 horas.

Precio: $400-600 por persona

Tarjetas:
American Express, MasterCard, Visa, crédito y débito.

Tiempo:
Una hora más sobremesa.

Compañía: Negocios, amigos y familia.
 

1
Tamal de langostinos con espinada y chaya

 

Limosneros