Opinión

Un verano ardiente para las finanzas personales

 
1
 

 

Vacaciones

Si hubiera un 'clima financiero', bien podríamos hablar de un verano con temperaturas a niveles históricos. Conviven las expectativas negativas sobre la economía con las ofertas propias de la temporada. Así que más que nunca seamos analíticos en las decisiones familiares de corto plazo.

Por una parte, el Brexit da una zarandeada a la economía nacional y, por supuesto, a las finanzas personales, dado el impacto en el tipo de cambio, los precios, tasas de interés y la Bolsa. Ya el secretario de Hacienda anunció un nuevo recorte al gasto público y falta ver qué posición toma el banco de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Además, está el fantasma del posible triunfo de Donald Trump que implica una mala perspectiva para México.

En contrapartida, hallarás una infinidad de ofertas en las tiendas departamentales por cambio de temporada, además de las concebidas opciones de meses sin intereses a través de las tarjetas de crédito.

De hecho, podrán encontrarse precios que no tienen asimilada el alza del dólar, lo cual dará la sensación de estar 'barato'.

Si a esto se suma las vacaciones escolares, resulta una gran tentación para los bolsillos. Habría que tener cuidado de evitar justificar salirse del presupuesto.

En principio un concepto básico es que gastar menos por un artículo no necesariamente es un ahorro. Tendrían que darse dos elementos adicionales: primero, que la compra se iba a realizar de cualquier manera, es decir, la oferta te dejó un remanente y, en segunda instancia, estás dispuesto a invertirlo en algún instrumento financiero.

Estudios demuestran que los viajes son uno de los destinos del dinero con mayor generación de satisfacción, porque significan una experiencia y se disfruta, antes, durante y después de haberlos realizado; empero, debe ser bien ponderado en términos de la capacidad de pago.

Las vacaciones son el tipo de erogación que es conveniente presupuestar.

Endeudarse para salir resulta inadecuado y facilita que el viaje se salga de las posibilidades reales.

Incluso el esquema de meses sin intereses es peligroso porque bajo la excusa de 'cero costo de financiamiento' se comprometería el flujo futuro y podría desembocar en un crédito vía tarjetas en forma posterior.

Perdón por lo aguafiestas, pero al pasar las vacaciones viene la temporada de cuotas escolares con su consecuente salida de recursos.

Habiendo tomado en cuenta pros y contras de este verano, disfrutémoslo con prudencia.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
Inclusión financiera, ¿para bien o para mal?
Incertidumbre en las finanzas personales
Millennial valiente: “¡Me independizo!”