Opinión

Un rincón con Shabu-Shabu

    
1
Taro

    

Taro

Dirección: Av. Universidad 1861, Col. Oxtopulco, Coyoacán

Teléfonos: 5661-4083, 5661-4204 y 5661-2326

Facebook: RestTaro

Horarios: Lunes a jueves, de 13:00 a 22:30; viernes y sábado, de 13:00 a 23:00; domingo, de 13:00 a 21:00 horas

Precio:
$300-600 por persona

Compañía: Negocios, amigos y pareja

Tarjetas: American Express, Master Card, Visa; crédito y débito

Tiempo:
Hora y media

Uno de los mejores rincones de avenida Universidad está en el primer piso del número 1861, en donde se encuentra uno de los restaurantes japoneses más tradicionales de la ciudad. Se trata de Taro, que luego de casi 35 años abierto no ve mermada su calidad ni su clientela.

Si no hizo reservación, más vale que cargue paciencia, pues la lista de espera puede ser de media hora o más. Pero no se preocupe, valdrá la pena.

En un restaurante japonés casi siempre comienzo con algunos nigiris, piezas de arroz cubiertas con una lámina de pescado o marisco crudo. Las tomo con la mano, sumerjo sólo una orilla en la salsa de soya para respetar el sabor del pescado y las como de un solo bocado. En Taro puede pasarle que no encuentre algunos de los ingredientes, pero ese es el costo de tener sólo pescado fresco. Le recomiendo evitar los pescados habituales, como la sierra y el salmón, y mejor probar aquellos con más sabor, como el jurel, la macarela o la anguila.

También como entrada puede pedir la macarela frita. Le servirán cuatro pequeñas piezas de pescado capeadas en las que se conserva el sabor del ingrediente estelar, pues el capeado frito tiene un sabor muy delicado que le brinda textura sin opacar.

En Taro también encontré Nabeyaki Udon y no dudé en pedirlo. Se trata de un caldo con fideos gruesos elaborados con harina de trigo y acompañado con cebollín, un camarón témpura y un huevo cocido. Pida el tamaño chico si va a comer algo más. Es muy sustancioso y llenador, aunque al mismo tiempo es ligero, nutritivo y fácil de digerir.

Si se fija, en muchas mesas verá grandes cacerolas en el centro. Son de los clientes que vienen a Taro sólo para comer su famoso Shabu-Shabu: un caldo de verduras para sumergir y cocer delgadas rebanadas de carne. El sabor de la carne cocida en este caldo es delicioso, pero aún mejor es la sopa que le prepararán una vez que se haya terminado la orden de carne.

En las opciones de asados puede encontrar la anguila. Son dos filetes de este pescado de sabor intenso muy característico, ligeramente dulce y aderezado con una reducción agridulce. No me cansaré de sugerirle que la pida, pues es uno de mis platillos favoritos.

Para acompañar su comida la mejor opción es el sake o uno de los cocteles con Midori, ya que la selección de vinos y cervezas es limitada y un poco pasada de moda.

El menú de Taro es enorme y no terminaría de sugerirle opciones, pero sin duda es uno de esos restaurantes por los que vale la pena atravesar la ciudad. No dude en organizar una visita este fin de semana con su debida reservación.


Twitter: @ysusi

1
   

    

Comida japonesa
1
   

     

Comida japonesa