Opinión

Un respiro para la industria manufacturera nacional

 
1
 

 

MANUFACTURA


La competitividad ganada a través del ajuste en el tipo de cambio de 23% en el periodo de enero de 2015 al mismo mes de 2016 se ha traducido en un mejor desempeño de la actividad industrial en México, concretamente de las pequeñas y medianas empresas de la industria manufacturera.

De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), entre enero de 2015 y el mismo mes de 2016 la actividad industrial en el país (medida a través del índice de volumen físico), creció 1.1%, lo cual fue producto de una caída de 2.5% en la minería; un incremento de 1.6% en la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final; un aumento de 4.6% en la construcción; y un incremento de 1.0% en las industrias manufactureras.

S bien el crecimiento anualizado de la industria manufacturera durante enero de este año fue modesto; a diferencia de la situación que se presentaba en 2015, dentro de esta industria tenemos ya a 15 ramas de actividad que presentan crecimiento, y solamente son 6 las que muestran retrocesos en el periodo en cuestión.

Las ramas de actividad que crecieron son las siguientes (se muestra en paréntesis su tasa de crecimiento): Fabricación de productos metálicos (7.1%); Fabricación de equipo de computación, comunicación, medición y de otros equipos, componentes y accesorios electrónicos (6.0%); Industria del plástico y del hule (5.9%); Fabricación de maquinaria y equipo (5.8%); Otras industrias manufactureras (5.2%); Curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos (5.1%); Industria de las bebidas y del tabaco (4.6%); Fabricación de productos textiles, excepto prendas de vestir (4.3%); Fabricación de prendas de vestir (3.9%); Fabricación de insumos textiles y acabado de textiles (3.0%); Industria del papel (2.2%); Industria química (2.0%); Fabricación de accesorios, aparatos eléctricos y equipo de generación de energía eléctrica (1.4%); Fabricación de equipo de transporte (0.044%); y Fabricación de productos a base de minerales no metálicos (0.01%).

Por su parte, las ramas de actividad que presentan disminuciones son: Industrias metálicas básicas (-1.3%); Industria alimentaria (-1.6%); Fabricación de productos derivados del petróleo y carbón (-1.9%); Impresión e industrias conexas (-2.6%); Fabricación de muebles, colchones y persianas (-2.6%); y la Industria de la madera (-13.7%).

Como puede apreciarse, muchos de los sectores productivos que muestran importantes avances están compuestos por muchas pequeñas y medianas empresas, y como ejemplo tenemos a las industrias textil, vestido y calzado; las cuales cuentan con miles de unidades económicas a lo largo del territorio nacional, son importantes generadores de empleo al ser intensivas en mano de obra, y requieren poca inversión para echarse a andar y/o crecer.

El buen desempeño de algunas ramas de actividad también se puede constatar observando los resultados de eventos como el de SAPICA, el cual es la feria de calzado más importante de Latinoamérica y se lleva a cabo dos veces al año en la ciudad de León, Gto.

De acuerdo a comentarios de diversos fabricantes de calzado y de sus proveedores, la edición que se llevó a cabo la semana pasada ha sido la mejor de los últimos tres años por el volumen de ventas que se alcanzó y por la cantidad de compradores nacionales e internacionales que asistieron. Cabe señalar que aunado al Decreto Presidencial de 2014 que establece precios estimados para la importación de zapatos al país, una de las principales razones del éxito de SAPICA fue precisamente el ajuste que ha tenido el tipo de cambio, lo que ha provocado una sustitución de importaciones de manera que muchos comercializadores que antes importaban calzado ahora busquen proveeduría nacional.

Queda claro que México está viviendo una coyuntura muy importante por varias razones: por un lado está el tema de la depreciación del peso que ha vuelto los productos extranjeros más caros; y por otra parte está la transición que vive la economía de China, la cual ahora da un mayor énfasis a sus sector servicios dada la saturación que presenta en su actividad manufacturera por la escasez de mano de obra que pueda laborar en sectores intensivos en mano de obra como los antes señalados.

De esta manera, los tres órdenes de gobierno deberían apoyar mediante esfuerzos para la implementación de una política de sustitución de importaciones que favorezca a las pequeñas y medianas empresas.

Entre las políticas que se pueden implementar están las siguientes: Que el gobierno federal y los gobiernos de los estados den incentivos para la reconstrucción de los encadenamientos productivos que fueron destruidos con el proceso de apertura comercial y baja de aranceles unilateral e indiscriminada que se dio a partir del año 2009.

¿Cómo reconstruimos los encadenamientos productivos? Para lograr esto se debe privilegiar lo “Hecho en México”, tanto en producto final como en bienes intermedios, para lo cual es muy importante que exista suficiente información respecto a quien produce qué y donde en nuestro país. En este sentido ha habido avances importantes por parte del INEGI a través del Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas (DENUE), pero le ha faltado la debida difusión para que los empresarios nacionales puedan a través de este instrumento dar a conocer la oferta de lo que producen.

Por otra parte, son fundamentales los apoyos que se puedan dar para la realización de ferias y exposiciones sectoriales que atraigan a compradores nacionales y extranjeros. En este tema vemos que lamentablemente el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM) en lugar de facilitar los apoyos para la realización de estos eventos, cada vez los hace más complicados y muestra de ellos es que ahora requiere para la comprobación de los recursos que los organizadores entreguen copia del INE y CURP de todos los asistentes al evento. ¿Usted entregaría documentos sensibles como estos al organizador de una feria solamente por asistir? Lo más seguro es que no, entonces muchos organizadores optan por no solicitar recursos.

Otro aspecto importante es que las grandes cadenas comerciales, sobre todo aquellas afiliadas a la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) tengan una mayor conciencia del beneficio que traerá al mercado interno, y a ellos mismos, al vender productos hechos en México. Debe quedar claro que al adquirir productos mexicanos se genera un círculo virtuoso de más empleo – mayor masa salarial – fortaleza del mercado interno – más consumo – más producción.

Desde luego que el listado de cosas que se pueden hacer para sustituir importaciones y fortalecer la planta productiva nacional es enorme, y sería imposible mencionarlas todas en este espacio. Lo importante es que aprovechemos la coyuntura internacional y del tipo de cambio en favor de las pequeñas y medianas empresas. La mayoría de los analistas espera que el dólar se mantenga por arriba de los 17.50 pesos en lo que resta del 2016 y en el 2017, por lo que se debe aprovechar la oportunidad, y esto es aún más importante al considerar el escenario de lento crecimiento de la economía mundial esperado para este año.

Director General GAEAP.

Correo:alejandro@gaeap.mx

www.gaeap.mx

También te puede interesar:

Trump: un peligro para México y el mundo

La verdadera dimensión de la deuda pública en México

Tras el ajuste en la política económica, ¿qué podemos esperar?