Opinión

Un 'resort xcaretizado'

 
1
 

 

Así lucirá el nuevo complejo hotelero de Grupo Xcaret en una primera etapa. (Cortesía)

Cuando todavía está muy reciente en la Riviera Maya la apertura de Xenses, el nuevo parque temático del Grupo Experiencias Xcaret, que comanda Miguel Quintana Pali, esta empresa, una de las más exitosas del país, sorprende de nuevo con el anuncio de su incursión plena en el ámbito hotelero con un enorme proyecto que abrirá sus puertas dentro de un año —en una primera etapa—, pero que les tomará doce años desarrollarlo por completo.

Hace unos días EL FINANCIERO dio cuenta de ello, al informar que de aquí al año 2028 esta empresa cien por ciento mexicana invertirá paulatinamente nada menos que dos mil millones de dólares en lo que será el resort más grande de México y uno de los mayores del mundo, al abarcar una extensión de 370 hectáreas, en la cual quedarán integrados tres de su parques ya existentes: Xcaret, Xplor y Xenses.

El resort se llamará Destino Xcaret y su primera fase arrancó ya con la edificación del hotel Xcaret México, que será inaugurado en diciembre del próximo año, con 900 habitaciones y un costo de 330 millones de dólares (mdd).

Platiqué con Marcos Constandse, director general de este ambicioso proyecto, y con Raúl Petraglia, quien tiene a su cargo la parte hotelera, y me explicaron que de esta inversión inicial de 330 mdd, la mitad proviene de un crédito del Banco Nacional de Comercio Exterior —cuyo anterior director fue el actual secretario de Turismo, Enrique de la Madrid—; pero lo que llama más la atención es que el otro 50 por ciento son recursos de la propia compañía.

Constandse comenta que el grupo tiene esta capacidad de liquidez gracias a que desde sus inicios, hace más de treinta años, acostumbran reinvertir 80 por ciento de los recursos que generan, lo que les ha permitido crecer de la manera en que lo han hecho.

Además, tan sólo el terreno en el que fincarán en un inicio está valuado en 90 millones de dólares, mismo que formaba parte de la reserva territorial del grupo, pero que pertenece a su división hotelera y no a la de los parques de diversiones.

Para comprender mejor la importancia de esta empresa turística y lo que representa en el ámbito de esta industria tan relevante para la economía de México, el directivo da los siguientes datos: en toda su historia de más de tres décadas han recibido la visita de más de 35 millones de turistas, y actualmente el treinta por ciento de los viajeros que llegan a Cancún o a la Riviera Maya acuden a alguno de sus parques o toman alguna de sus excursiones, misma cantidad que representa casi el 15 por ciento de todos los turistas que arriban a la República Mexicana por avión. Para 2017 tienen proyectado recibir a tres millones 200 mil visitantes.

“Somos parqueros y lo seguiremos siendo. Vamos a continuar innovando en este ámbito, pero nos estamos reinventando y cruzaremos nuestras propias fronteras”, afirma Constandse al explicar su incursión en la hotelería con este resort que contempla la construcción de cinco hoteles que irán desde una categoría de lujo, pasando por las cinco y cuatro estrellas, además de uno para viajeros de negocios.

No obstante, moverse en el terreno del hospedaje no será algo desconocido para Experiencias Xcaret, ya que desde hace años poseen una participación de 26 por ciento del hotel Occidental Grand Xcaret, que se encuentra aledaño al parque del mismo nombre, y que hace poco fue adquirido por la cadena española Barceló. Sin embargo, la empresa que dirige Quintana Pali nunca ha participado en la operación del hotel.

El nuevo hotel, que será completa propiedad de Experiencias Xcaret, no evitará que la compañía mexicana conserve sus acciones en el Occidental, sino que, por el contrario, éste formará parte del nuevo resort que contempla tener un inventario de cinco mil 200 cuartos, los cuales llegarán a seis mil al sumar los del Occidental.

Marcos Constandse pone énfasis en que el monto alcanzado en esta primera etapa del proyecto, atípico para un desarrollo hotelero, se debe al cuidado que han puesto en el tema medioambiental.

“La gran inversión es, en buena parte, por el entorno natural; llevamos nueve años estudiando el terreno para aplicar criterios de sustentabilidad, lo que ha requerido de una inversión adicional y no convencional. La inversión que hicimos para preservar y enriquecer el entorno demandó tiempo y dinero; segundo, la adaptación del diseño al entorno natural es poco convencional en la hotelería tradicional, ya que estamos xcaretizando el proyecto; estamos innovando en tecnología, con mucho foco y atención en lo que los huéspedes futuros exigirán.

Todos estos factores nos llevan a invertir en el enriquecimiento ambiental del entorno”.

Pero aclara que parte de esta inversión no tendrán que repetirla en las etapas posteriores, debido a que están creando una infraestructura que les servirá en el futuro.

Como siempre, Experiencias Xcaret vuelve a sorprender al lanzar un nuevo proyecto.

Correo: garmenta@elfinanciero.com.mx

También te puede interesar:
Alemania quiere más mexicanos
El silencio ha sido la respuesta de Hacienda a senadores
Hacienda ningunea a senadores