Opinión

Un paso hacia
las “súper baterías”


Yo cargo mi celular unas dos o tres veces durante el día, y creo que comparto esta lata con muchos otros. Por eso, para mí está claro que la siguiente gran frontera de la innovación en los teléfonos móviles no será una pantalla más grande, más memoria, o una mejor cámara o procesador, sino una pila que me aguante días enteros.

Estas súper baterías de litio, que aún no existen en tamaños portátiles a bajo costo, están cada vez más cerca de llegar a nuestras manos con el anuncio que dio hace días Elon Musk, el CEO de Tesla Motors.

Musk dijo que pronto arrancará la construcción de la “gigafactory”, una planta de acumuladores de litio inicialmente 30 por ciento más potentes que los del mercado. Además, esta mole de 250 hectáreas producirá en 6 años más que todos sus competidores combinados.

El proyecto busca proveer de baterías cada vez más potentes, pequeñas y ligeras a Tesla, obviamente, pero su poder de disrupción se expandirá a otros segmentos, incluso mucho más trascendentales que mi ejemplo, el de los celulares. Es lógico imaginar que la tecnología y los productos que se desarrollen en la “gigafactory” en el año 2020 trasminen a otras industrias.

Estas “súper baterías” podrían ayudar a resolver el problema de lo caro y complejo que es almacenar energía solar, y tener en unos años no sólo celulares que no tengan que cargarse dos o tres veces al día, sino una amplia gama de productos (e industrias) alimentados por una combinación de energía eléctrica y solar, cobijadas por pilas Tesla.