Opinión

Un nuevo año, abundantes retos

Nelly Molina Peralta*

En un año donde abundan los retos en México, nos encontramos con situaciones contrastantes. Por un lado, está el país que nos preocupa, el de la violencia, la inseguridad, la opacidad, la corrupción, la impunidad y la desigualdad, y por el otro está el país que queremos y que puede encaminarse al crecimiento, desarrollo, modernización y a mantener la estabilidad económica.

Hablamos y leemos mucho del primero y poco del segundo, siendo este último el que nos ocupa más: el México de los ciudadanos que día con día salimos con la intención de construir un mejor país con nuestro trabajo, el país que ha mantenido estabilidad económica y que tiene mejores oportunidades en su futuro, a pesar del incierto entorno internacional.

2015 es un año que promete. La aprobación de las reformas estructurales nos ha abierto las puertas a la posibilidad de generar mejores condiciones para la inversión y el desarrollo. El IMEF coincide con quienes esperan una recuperación vigorosa de la economía de Estados Unidos, la cual podría expandir su PIB entre 2.9 y 3.1 por ciento en 2015, además de vislumbrar mejores condiciones macroeconómicas en la Eurozona, las cuales incidirán favorablemente en la demanda externa de la economía mexicana.

Bajo este contexto, en el IMEF hay un consenso de que el PIB nacional repuntará más allá de 3.5 por ciento este año a medida que los impactos favorables de las reformas estructurales empiecen a sentirse, lo cual permite ver con optimismo a un 2015, con un marco sólido y propicio para la inversión y la actividad económica.

Por ello resulta indispensable una apropiada instrumentación de las leyes secundarias de las reformas y su consolidación, además de demostrar flexibilidad para modificar, en su caso, lo que no esté funcionando bien. Por otro lado, este año también será de importantes cambios políticos en el que renovaremos nuestra Cámara de Diputados y donde los ciudadanos de Baja California Sur, Campeche, Colima, Guerrero, Michoacán, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí y Sonora decidirán quién los va a gobernar.

En 2015, una vez más, los ciudadanos tendremos en nuestras manos la posibilidad de decidir quién es la persona más adecuada para representarnos y tomar las decisiones del rumbo que queremos.

Pero no podemos olvidarnos del México que nos preocupa, por lo que será primordial seguir construyendo con valentía y decisión un país donde se respete el Estado de derecho y prevalezca la seguridad, donde los políticos y los funcionarios públicos rindan cuentas y hagan un manejo responsable y transparente de los recursos.

Aportemos a esta importante tarea desde nuestro ámbito de responsabilidad: los empresarios liderando organizaciones cada vez más responsables con las personas y el entorno, los ciudadanos expresando un contundente no a la corrupción (que siempre es de dos), y todos sujetándonos a la ley y a la ética profesional y personal.

Particular reto tenemos todos en el combate a la corrupción, razón por la cual el IMEF enfocará sus 53 años de experiencia que posee como organismo profesional en el campo de las finanzas, y centrará la atención de sus especialistas en estudiar las propuestas y protocolos que implementen las empresas y el gobierno para hacer de este país una nación de cero tolerancia a la corrupción y a la impunidad, con seguridad en las calles, con transparencia en los servicios públicos, con claridad en las cuentas y con tranquilidad en las conciencias.

Construyamos desde nuestras familias a mexicanos íntegros, con valores y virtudes que impacten positivamente a la sociedad. Los mexicanos debemos estar listos para innovar, crecer y hacer sostenibles a las empresas donde participamos, mismas que deben encontrar nuevos modelos de negocios y formas para generar, mantener e incrementar sus ganancias y valor, transformando a nuestro país en uno más competitivo.

¡Asumamos el reto! México tiene un gran potencial, pero sólo con nuestra actitud incluyente, trabajo decidido y con compromiso social, lograremos que ese potencial se traduzca en resultados y beneficios para todos los mexicanos.

* La autora es presidenta nacional del IMEF.