Opinión

Un moderado, oculto a plena vista

De hecho coincido con mucho de lo que escribió David Brooks en una columna reciente para el New York Times sobre el malestar económico (nyti.ms/1rpFaFu).

Pero (ya sabe que tiene que haber un “pero”) también un tipo que se llama Barack Obama, lo que me lleva a uno de los aspectos resistentemente raros de nuestro discurso erudito actual: los llamados constantes a favor de un camino moderado y sensato que supuestamente yace entre los extremos de los dos partidos, pero que de hecho es exactamente lo que el Sr. Obama ha estado proponiendo.

Así, el Sr. Brooks escribe que: “El gobierno federal debería endeudarse con las tasas de interés actuales para construir infraestructura, incluyendo mejores redes de autobuses para llegar a trabajos lejanos. El hecho de que el gobierno federal no haya aprobado legislaciones importantes de infraestructura es increíble, considerando cuánto apoyo hay de ambos partidos”.

Bueno, a la administración Obama le encantaría gastar más en infraestructura. El problema es que un proyecto de ley para gastos importantes no tiene oportunidad de ser aprobado por la Cámara de Representantes. Y ese no es un problema de “ambos partidos”; el Partido Republicano está bloqueando la iniciativa de ley. ¿Exactamente cuántos republicanos cree que estarían dispuestos a participar de gasto deficitario para expandir la red de autobuses? (Recuerde que estamos hablando de la misma gente que considera que posibilitar el alquiler de bicicletas es un ejemplo de gobierno “totalitario”).

También está lo siguiente del Sr. Brooks: “El gobierno debería reducir su generosidad con la gente que no está trabajando pero elevar su apoyo a la gente que sí lo está haciendo. Eso significa reducir los beneficios de cobertura médica para los ancianos afluentes”.

Umm. La Ley de Servicio Médico Accesible subsidia primas de seguro para los trabajadores de menos ingresos y en parte paga esos subsidios eliminando los pagos excesivos por Medicare Advantage. Entonces, los conservadores están celebrando ambas puntas de ese acuerdo, ¿cierto? Ah, esperen, paneles de la muerte.