Opinión

Un legado de felicidad


 
 
 
Richard Branson / Distribuido por The New York Times Syndicate
 
Pregunta: En uno de sus artículos usted mencionó que Sam, su hijo, es cineasta. Yo deduje que usted lo acepta. Bueno, si Sam fuera africano, tendría dificultades para convencer a sus padres de permitirle seguir este camino. Y sería mucho más difícil si su padre fuera rico y famoso.
 
 
¿Qué le dio el valor de permitir a Sam hacer lo suyo, y qué consejo puede dar a los prominentes emprendedores africanos cuyos hijos desean seguir sus propios caminos, alejados del negocio familiar?
 
 
— Festus Mbuimwe, Nairobi, Kenia
 
 
Respuesta: Los padres que enfrentan esta cuestión necesitan preguntarse qué es lo importante para ellos. Mi familia está primero y ayudar y apoyar a mi esposa, Joan, y a nuestros hijos, Holly y Sam, encabeza la lista. Joan y yo no consideramos que nuestro legado para nuestros hijos sean la riqueza o la fama, sino la oportunidad de buscar su felicidad siguiendo sus propios caminos.
 
Así como Joan y yo tomamos nuestras propias decisiones sobre lo que queríamos hacer, con apoyo de nuestros padres, queremos que nuestros hijos tengan las mismas experiencias. Mis padres fueron increíblemente alentadores, y esperaban sólo ayudarme a tener éxito en mis empresas. Mi abuelo era juez y mi padre era abogado, pero nunca me presionaron para seguir una carrera en el Derecho y no tuve el deseo de seguir sus huellas profesionales. En vez de ello, la pasión de mi padre por el emprendedurismo resultó ser una importante fuerza impulsora para mí.
 
En la desafortunada situación en que una persona joven enfrenta la oposición familiar, un pequeño espíritu rebelde puede ayudarle a seguir sus sueños en vez de quedar estancado tratando de satisfacer las expectativas de otros. Estos son buenos instintos, no mera insensatez juvenil: cuando uno ama lo que hace, es mucho más probable que tenga éxito.
 
Empecé la revista Student en la adolescencia porque quería contar historias que me importaran, especialmente sobre las protestas contra la Guerra de Vietnam y para mostrar el trabajo de grandes artistas y escritores. Y Sam cofundó Sundog Pictures para contar historias interesantes e inspiradoras que le interesan. Él y su equipo ciertamente hicieron eso en su primera cinta, “Breaking the Taboo”, que dio un franco vistazo a la fracasada guerra mundial contra las drogas.
 
 
Sam también está trabajando con el Virgin Group, y Joan y yo apoyaremos cualquier dirección que elija tomar.
 
Conforme sigas tu carrera, tus esfuerzos podrían toparse en ocasiones con el fracaso. No te desalientes; una de las mejores formas de aprender cómo hacer algo es cometer errores. Tomó tiempo y muchos errores antes de que yo lograra algún éxito. (Y como una nota para los padres: si ustedes están mirando todo el tiempo sobre el hombro de sus hijos, ellos perderán la oportunidad de crecer cometiendo errores).
 
 
Además, si eres aventurero en tus decisiones tendrás mucha más diversión y emoción, junto con la oportunidad de alcanzar un éxito mayor. Soy afortunado de que Sam y Holly compartan mi intrepidez, y juntos hemos roto algunos récords mundiales juntos ¡y ascendimos el Mont Blanc! Estoy ansioso porque ascendamos al espacio juntos a través de Virgin Galactic.
 
 
Desde corta edad, Holly soñaba con ser médico y la apoyamos con entusiasmo. Nos sentimos muy orgullosos cuando obtuvo su título de medicina en 2007 y posteriormente ella se unió al departamento de neurología del Hospital Chelsea y Westminster en Londres. Nos sentimos igualmente complacidos cuando posteriormente empezó a trabajar con el Virgin Group. Ha tomado las habilidades que desarrolló en su carrera médica y las está usando en áreas que le han apasionado, como trabajar con nuestra fundación sin fines de lucro, Virgin Unite. Este año está encabezando el primer evento We Day UK, de Free the Children en Londres, uniendo a jóvenes para celebrar los cambios positivos que están haciendo en sus comunidades locales y mundiales. No podíamos estar más orgullosos de sus esfuerzos.
 
 
Es muy triste que a algunos jóvenes no se les dé la libertad para seguir su propio camino en el mundo. Necesitarán asistencia de otros para seguir sus sueños, y esperamos ayudarles en el Centro Branson de Emprendedurismo en Johannesburgo, el cual establecimos para ayudar a los emprendedores africanos con financiamiento, orientación y asesoría. Aunque no conozco al detalle a la industria cinematográfica africana específicamente, hay realmente oportunidades para los cineastas jóvenes del continente: una iniciativa que captó mi atención es el programa Africa First, de Focus Features, que apoya a los cineastas africanos nacientes con ayuda financiera y tutorías.
 
Acabamos de pasar la temporada de fiestas juntos como familia y Joan y yo estamos felices de ver que nuestros hijos estaban siguiendo su ideas con optimismo y entusiasmo. Como dijo el reverendo Henry Ward Beecher: “Hay sólo dos legados duraderos que podemos esperar dar a nuestros hijos. Uno de ellos son las raíces, el otro, las alas”. Donde quiera que estén y sin importar cuál sea su situación financiera como padres, lo mejor que pueden hacer por sus hijos es darles la confianza y la libertad para volar y el conocimiento de que siempre habrá un hogar amoroso esperándolos cuando aterricen.