Opinión

Un individuo mentiroso
y cínico nos acosa

 
1
 

 

Donald Trump

Hasta la saciedad se ha analizado cómo fue que un enfermo mental llegó a la presidencia de los Estados Unidos. Lo que no se ha dicho en forma suficiente es que nosotros tenemos tantas debilidades que nos guste o no, le hacemos el juego a todas sus temeridades.

Cuando Trump induce a que lo entreviste Bill O’Reilly de Fox News, el show ya está preparado para que el yanqui diga: “Tenemos que hacer algo sobre los cárteles, hable con él (EPN) y quiero ayudarlo; le ofrecí auxilio para combatir a los traficantes de droga… él es un buen hombre”. De arranque hay en esas palabras un supuesto inaceptable: quienes deben impedir que los narcos lleven su mercancía a los Estados Unidos somos nosotros y para ello debemos emplear recursos humanos, energía y mucho dinero. Desde tiempo atrás, las autoridades norteamericanas nos echan la culpa de sus debilidades. No asumen que ellos forman el mayor mercado del vicio en el planeta. Son campeones en el consumo de mariguana, heroína, crack, cocaína, anfetaminas, éxtasis, LSD y mucho más.

Todo esto desarrollado en un gigantesco compendio de pornografía y violencia.

Esos millones de viciosos son los que atraen las drogas que ningún muro puede detener. Bien sabemos que los camiones, barcos y aviones que llevan todos esos enervantes provenientes de todos los confines, una vez que penetran el territorio norteamericano, desaparecen en manos de guardias, policías, sheriffs, congresistas, empresarios, industriales, comerciantes, gobernadores y seguramente también presidentes. De eso no hablan ni toman medidas precautorias quienes hoy, con una falsa moral, dicen querer detener ese consumo. Es mucho más cómodo hablar de edificar muros y al mismo tiempo hacerse de gran fortuna con la concesión de casinos y las extensiones en prostitución que eso conlleva; la edificación de hoteles de lujo y la exhibición y venta de ropa, zapatos y accesorios sofisticados hechos en Francia, Alemania, Indonesia y China, como ocurre con la familia Trump.

Las mentiras que una tras otra dice ese individuo sobre cualquier tema se hilvanan bien con su ignorancia. Pensar que el cambio climático es un cuento no es sino el producto de una nula formación en la que sobresale un lenguaje de camionero y una acrecentada soberbia. No ha esbozado ningún plan educativo, ya que eso le resulta totalmente ajeno. Pues bien, allá los yanquis que lo soporten, pero el asunto va más allá merced a la potencia que en lo económico, industrial y militar tiene ese país. Las afectaciones son innumerables y afectan lo mismo a Costa de Marfil que a Japón, a Sumatra que a Dinamarca, a España que a México.

Lo nuestro son las debilidades extremas a las que hemos llegado en violencia, falta de respeto a derechos mínimos, desconfianza mayor en nuestras instituciones, corrupción y una inexplicable falta de administración de viejas y nuevas leyes que sólo se aplican a los desposeídos. En esa que es nuestra robusta pierna de Aquiles, se fincan todos los despropósitos de Trump que ya no necesita ampararse en hechos ciertos ni verdades plenas. Puede mentir, y lo hace con pleno cinismo, ya que se ha dado cuenta que las protestas y reclamos que se le hacen en su propio país y en el planeta no alcanzan a quitarle el sueño, exactamente como lo hacían los emperadores… o los fascistas, Y como prueba de esto último, hace una exigencia a la población blanca: denuncien a los migrantes para ser investigados y a los ilegales para ser deportados. Exactamente lo que hacía la SS con los judíos. Estamos, y no es exageración, ante la conculcación de libertades básicas e irrenunciables.

LA MARCHA DEL DOMINGO A LAS 12 DEL DÍA
Bien, marchemos del Auditorio Nacional a donde haga falta. Mostremos nuestra indignación y, aunque sea por un tiempo brevísimo, manifestemos que estamos unidos y con los mismos propósitos ante el invasor que tantas veces nos ha humillado, invadido y cercenado nuestro territorio. ¡Marchemos cuantas veces haga falta y cada uno desde nuestra vida haga algo por todos los demás, especialmente por los más jodidos!

Twitter: @RaulCremoux

También te puede interesar:
¿Qué es eso llamado derechos de las audiencias?
Estrategia y más estrategia frente al enemigo
Ante Trump, inteligencia, estrategia y valentía