Opinión

Un huracán en Sonora

1
    

    

[Manlio Fabio Beltrones/Coordinador del PRI en la Cámara de Diputados/Imagen de archivo/Cuartoscuro]  Urge fortalecer a la institución, asegura Beltrones.

De las nueve gubernaturas en juego en este proceso electoral llama la atención Sonora. Ningún otro periodo de campaña jaló tanto los reflectores nacionales. ¿Razones? Hay dos carreras políticas nacionales de por medio: la de Manlio Fabio Beltrones, que representa la única fuerza incómoda al PRI de Peña Nieto, y la de Guillermo Padrés, actual gobernador, a quien la dirigencia nacional del PAN de Gustavo Madero le ha solapado su enriquecimiento a todas luces ilícito.

Sonora no tiene las broncas de Guerrero y su desbordante crimen organizado que asesina y encañona candidatos. Tampoco tiene los de Michoacán, cuyo hijo del exgobernador a pesar de estar aliado con el narco se pasea impune. Sonora, sin embargo, lleva dos semanas en primeras planas de los diarios, y noticiarios de radio y TV suelen abrir con temas de la disputa a lodo entre los candidatos de PRI y PAN.

Viejos políticos de diversos partidos ni siquiera creen que en el pasado proceso electoral después del deleznable caso de la Guardería ABC pesó tanto. Ahora, sin embargo, el estado tiene a Beltrones a punto de dejar la coordinación del PRI en la Cámara de Diputados y pelea reacomodo en su partido. Aunque Sonora apenas tiene un millón 800 mil votantes, representa una bocanada de aire político para él. A Claudia Pavlovich, la candidata del PRI, la impuso Beltrones. El legislador ha aparecido en el estado como casi no había ocurrido en los últimos meses y hombres cercanos suyos andan muy activos. “Estámos viendo un método de espionaje utilizado solamente por los israelíes”, dijo en radio Vernón Pérez Rubio para salir al paso de las acusaciones del uso de aviones de Pavlovich. Pérez Rubio fue miembro del gabinete de Beltrones cuando éste fue gobernador de la entidad.

No lo dicen de manera abierta, pero los priistas en Sonora incluso han comentado a periodistas destacados lo siguiente: “Vemos la mano del grupo Atlacomulco detrás de esto”, me cuenta Luis Alberto Medina, conductor de Proyecto Puente, que eso le han dicho no uno ni dos distinguidos beltronistas. Esa versión coincide con lo que he escuchado también de boca de diputados federales cercanos a Beltrones.

En el otro lado, Guillermo Padrés juega todo su futuro con Javier Gándara. Perder Sonora lo dejaría en la orfandad. Necesita ganar para estar listo y vender su apoyo, el que le ha dado en todo este tiempo a Madero para sostenerse al frente del PAN. El propio destino del panismo está por verse después del proceso electoral y de la correlación de fuerzas. Felipe Calderón puede resurgir y entonces Margarita Zavala tendría posibilidades de pelear la presidencia. Rafael Moreno Valle, gobernador del Puebla, puede quedarse con el PAN ante un descuido de Madero (http://bit.ly/1z3YTUK).

“Guillermo Padrés quiere ganar Sonora y moverse después con el mejor postor en su partido. Es lo que cuentan panistas acá”, me dice el periodista Medina. Y vienen peores tiempos en el desértico Sonora.

10 SEGUNDOS… En Colima, Jorge Luis Preciado -- quien priistas subestimaron cuando le sacaban más de 12 puntos-- ahora provocó que los focos ámbar se encendieran en el gobierno del PRI. Los siete puntos (Parametría) que ya nada más tenía en contra el panista, se demoronaron. Vienen sorpresas.

Twitter: @alexsanchezmx

También te puede interesar:
El saqueo del siglo (III y última)
El saqueo del siglo (II)
El saqueo del siglo