Opinión

Un gran contraste: Trump y Papa Francisco

18 noviembre 2016 5:0
 
1
 

 

Papa Francisco

Por Víctor Manuel Pérez Valera.

Se ha escrito mucho, en todo el mundo, sobre el caso Trump, pero poco se ha mencionado los grandes contrastes entre el “magnate” y un gran líder espiritual como el Papa Francisco. La equidad de género proclamada por el Sumo Pontífice contrasta con el proyecto de Trump de abolir la ley de igualdad salarial entre hombres y mujeres. Otro importe contraste se da ante el drama de la emigración. A este propósito, se acaba de celebrar en Baltimore la reunión plenaria del episcopado americano en que fue elegido vicepresidente Mons. José Horacio Gómez, arzobispo de los Ángeles y entusiasta defensor de los migrantes en Estados Unidos. Mons. Gómez nacido en Monterrey, se naturalizó en 1995, y posteriormente fue nombrado arzobispo de la más grande diócesis americana, con 70% de población hispana. Dos días después de la elección de Trump, Mons.Gómez pronunció un emotivo discurso ante el alcalde de Los Ángeles, en defensa de los migrantes: “Esta tarde en América los niños tienes miedo, los hombres y mujeres estén inquietos y se preguntan a dónde huir o donde ocultarse…Esto no debería pasar en Los Estados Unidos”.

A la asamblea de Baltimore el Papa Francisco envió un video en el que ponderaba lo que la comunidad hispana ha aportado a los Estados Unidos. Sobre esta temática es conveniente analizar el tercer encuentro que Francisco acaba de tener con los movimientos populares. A este evento asistieron delegados de 65 países de los 5 continentes. El Papa Francisco animó a estos movimientos a que presionen a sus gobiernos a que acojan a los migrantes y que mejoren los programas que los integren a la sociedad. Habló también de la necesidad de un cambio de estructuras, de promover un proceso creativo que genere “una alternativa humana frente a la globalización de la indiferencia”, y que en concreto, se propugne por una economía al servicio del pueblo, que fomente activamente la paz y la justicia, y que además proteja nuestra “casa común”. En cambio, Trump ha prometido la abolición de la Agencia gubernamental para la protección del ambiente (EPA): para él los acuerdos de Paris (Dic.2015) son letra muerta.


En suma, y esto le viene a México como anillo al dedo, que se luche por el trabajo digno, por la erradicación de violencia contra la mujer, que se ponga fin a la violencia del crimen organizado, y a la falta de libertad de expresión. Todo esto hay que combatir en nuestro país, porque si bien es cierto que “lo bueno casi no se cuenta, pero cuenta mucho”, lo malo (violencia, corrupción e impunidad…) es tan grave, que cuenta más.

El Papa Francisco alienta a estos movimientos populares a seguir luchando para abrir nuevos caminos frente a la “inequidad que genera violencia”. Estos ideales están amenazados por mecanismos destructivos en sentido contrario. Estos mecanismos no tienen como centro al ser humano, sino a intereses económicos deshumanizados que esclavizan a pueblos enteros y los “arría como ganado hacia donde quiere el dinero divinizado”. El Papa, ante esto, sugiere un antídoto que requiere audacia y coraje: el amor, “filía politiqué” diría Aristóteles. Se cita a Martin Luther King: “Cuando te elevas al nivel del amor, de su belleza y poder, lo único que busca es derrotar a los sistema malignos. A los que están atrapados en ese sistema los amas, pero tratas de derrotar ese sistema.” Ante el drama de los migrantes, desplazados y refugiados, se podría hablar, dice el Papa, de una “bancarrota” de humanidad. “Cuando se produce la bancarrota de un banco –comenta el Papa – de inmediato aparecen sumas escandalosas para salvarlo” Pero ¿qué se puede hacer ante una bancarrota de humanidad?

Trump ha dicho que admira al Papa Francisco, ojalá aprenda algo de él.

El autor es Profesor emérito de la Universidad Iberoamericana.

También te puede interesar:

El sentido de la muerte

Regresar sin haber salido. Los niños retornados en las aulas de México

La división de responsabilidades entre las Alcaldías y el gobierno de la Ciudad de México