Opinión

Un GE con Chile

 
1
 

 

De Jefes.

¿Ya conoce a Tim Purcell? Bueno, si usted vive en México, necesita un préstamo o repondrá un par de lentes, debería intentar obtener su número telefónico.

Es un chileno que trabajó en JP Morgan y que hoy es el managing partner de Linzor Capital Partners. Él se alió con Devlyn Holdings y desde este año sus ópticas sudamericanas operan en una alianza con esa marca bien conocida en México. Pero eso tampoco es lo más relevante. Hace un mes hizo ruido porque el fondo de capital bajo su mando anunció que comprará el negocio en México de GE Capital, dedicado a financiar maquinaria a empresas.

Vamos al punto: En su vida de 10 años, el fondo levantó mil 200 millones de dólares, por lo que esta transacción de compra de mil 100 millones de dólares, requerirá buena parte de sus recursos y de una excelente estrategia financiera. La estadounidense GE vendió porque quiere salir de negocios que no tengan que ver con lo industrial y la salud. Ya salió de electrodomésticos y ahora se deshace poco a poco de lo financiero.

Purcell, un MBA graduado en Wharton, fue involucrado al inicio del año en un escándalo por un supuesto apoyo a funcionarios acusados de actos fiscales ilícitos en Chile. En cualquier caso, su mira está en México, un país en el que la mitad del territorio tiene un acceso al crédito comparable con naciones pobres de África.

Sin vacaciones en Sener

Oiga, si anda por el rumbo de Insurgentes Sur, en la ciudad de México, pase a dejar una pizza en el edificio de la Secretaría de Energía.

Por las noches verá usted prendida la oficina de César Hernández. ¿Lo recuerda? Es el discreto subsecretario de Electricidad.

El martes, El Financiero publicó que la CFE y todas las empresas interesadas en vender energía, esperan el detalle de la fragmentación a la que someterán la empresa productiva del estado. El asunto quema, pues un retraso comprometería el adecuado inicio del mercado mayorista de electricidad, programado oficialmente por el gobierno para el 31 de diciembre.

Hernández, al parecer fue llamado a Los Pinos esta semana para explicar en qué va la propuesta que debe salir de su oficina. Por eso le avisamos que en la Sener, no hay vacaciones.

Mérida vs. Cancún

Está bien, sería injusto compararlos, pero digamos que es una referencia. El número de pasajeros que llega al aeropuerto de Mérida crece más rápido que el del número de los que llega a Cancún. Es injusta la relación porque es comparar el crecimiento de un adolescente con el de un bebé. A Mérida llegarán volando más de 1.6 millones de pasajeros este año; a su vecina y más madura Cancún, unos 18 millones.

Lo interesante en este caso es ver cómo Asur, la controladora de ambos aeropuertos, tiene más de una vela encendida.

Esta empresa encabezada por Fernando Chico Pardo consiguió que de 2010 a 2015 el total de pasajeros recibidos creciera 36 por ciento en Cancún y 46 por ciento, en Mérida.

También te puede interesar:

El señor de los tubos

La guerra por el 4G

Televisa, ¿cara?