Opinión

Un dulce sin norma oficial mexicana

1
 

 

Stevia

En memoria de Ofelia Aguirre R.

Ahora que México emprende una cruzada en contra de la obesidad y los males como la diabetes. No debemos estar orgullosos de saber que toda la stevia que estamos consumiendo en el país no tiene Norma Oficial Mexicana y que los cristales de esta planta que consumimos vienen fundamentalmente de China, con lo que ello implica o puede implicar para nuestra salud.

La stevia pues, no tiene NOM pero quienes la tendrían que promover son precisamente los que han sacado jugo de que no exista esta norma. La calidad de esta planta y sus respectivos cristales se miden por sus rebaudiósidos y por sus esteviósidos. Es casi seguro que cuando un sobrecito de endulzante que diga que es stevia en realidad se trate de una combinación de endulzantes entre los cuales están derivados precisamente del azúcar que se dice evitar.

Pero esa es otra historia. El caso es que el primer mexicano que puso el ojo en la stevia como cultivo sustentable fue Joaquín Piña, agroempresario que lanzó hace ocho años una empresa, Agrostevia, que contuvo el primer análisis de riesgo país para traer de Colombia las plántulas que crecerían en Bahía de Banderas, Nayarit, sobre una superficie inicial de diez hectáreas que hoy se han convertido en 40.

Se cultiva en México porque su territorio permite entre cuatro y cinco cortes al año mientras que en donde ahora se convierte en cristales (el polvito que le echamos al café o a los tés) es Chile, donde ni remotamente pueden obtener la calidad de stevia que se consigue en territorio mexicano.

Toda la producción nacional se envía a Chile en donde se convierte la planta en cristales. Pero ahora vamos a traer tés desde Chile de cinco sabores iniciales, en una mezcla científica de hierbas finas y stevia de primera calidad.

La marca que está por lanzarse primero en México, para luego atender el mercado de Estados Unidos, Canadá y Europa, es Sweetea y tiene la combinación científicamente comprobada y equilibrada de hierbas como menta, manzanilla, té verde, thai y té negro. La firma que hace las combinaciones en Chile es Comercial T-VIA de la familia encabezada por Catalina Vorwerk que representa a tres generaciones de productores de tés finos en Chile y Sudamérica.

Pronto incluirán en su repertorio el Hipercum que es un maravilloso té antidepresivo al que también agregarán hojas de stevia.

Esta idea de té más stevia de calidad tiene tres años de plantearse precisamente por Joaquín Piña. La empresa chilena decidió unirse en reto comercial con la mexicana Alimenta SA y el reto es en los primeros 12 meses lograr en México ventas por 500 mil dólares y en Estados Unidos y Canadá alcanzar ventas por 2.5 millones de dólares. El té, como decimos en México, carece de progenitora. Es exquisito, manjar para dioses.

De tin marín...
Talentosa joven mexicana, estudiante del CETIS 5, ganadora de concursos en física y matemáticas, una de las cinco jóvenes que fue enviada por el gobierno del Distrito Federal  a Washington en febrero a instancias de una evaluación de capacidad emprendedora por la multinacional Gallup entre más de tres mil 250 estudiantes de su centro educativo; fue rechazada por la UNAM en su intento por llegar a estudiar la licenciatura en trabajo social.

En Estados Unidos se extravió y ahora sabe que debe de estudiar inglés, pero en su hogar no hay un peso para ese cometido. ¿Alquien puede ayudar a esta mexicana talentosa a estudiar esa carrera o aprender inglés con una beca? Montserrat Rodríguez: montse.rodrienri@outlook.com

Correo: dirección@universopyme.com.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
Pyme obtiene energía del 'carajo de mar'
Pyme revoluciona mercadotecnia y publicidad de grandes supermercados
Gobierno del DF establece alianza con empresas formales