Opinión

Un dólar más fuerte

 
1
 

 

dólar (Cuartoscuro/Archivo)

El valor del dólar estadounidense se ha reforzado considerablemente contra un número de monedas durante las últimas semanas, poniendo en peligro sectores privados de mercados emergentes cuyas firmas tienen gran cantidad de deuda nominada en dólares.

La fortaleza del dólar marca un brusco giro desde la crisis financiera de 2008, cuando la moneda era relativamente débil en comparación con sus competidores internacionales. Luego que la política de relajación cuantitativa de la Reserva Federal inundara los mercados internacionales con dólares, muchas firmas externas aprovecharon préstamos baratos nominados en dólares, que a menudo eran más baratos que los préstamos en monedas locales. En septiembre de 2014, el Banco de Pagos Internacionales estimó que las firmas extranjeras tenían una deuda en dólares por 9.2 billones, un incremento de 50 por ciento en comparación con 2009.

Peo recientemente, el final de la relajación cuantitativa, combinado con el robusto crecimiento del empleo y la expectativa de tasas de interés más altas, ha hecho subir al dólar, junto con el valor relativo de la deuda nominada en dólares. “Tomar deuda justo antes de un cambio en los tipos de cambio puede ser doloroso”, explicó The Economist el 21 de marzo. “En 2010, una firma turca que se endeudara con 10 millones de dólares vía un bono a 10 años con un cupón de 5 por ciento podía esperar pagar 22.5 millones de liras (15 millones de dólares) durante la vida del bono. Pero la lira ha caído 43 por ciento contra el dólar desde entonces (y) los pagos ahora superan los 39 millones de liras”, indicó.

Un dólar al alza no es necesariamente perjudicial, porque las firmas que exportan a Estados Unidos se vuelven más competitivas y reciben más moneda local por sus ventas en dólares. Pero muchas de las firmas de economías emergentes con deuda nominada en dólares solo operan nacionalmente, y el rápido aumento de su deuda ha llevado a que algunos analistas teman una ola venidera de default privado.

“Una quiebra de mercados emergentes no causaría otro momento Lehman”, explicó The Economist. “Pero significaría grandes pérdidas de puestos de trabajo en las firmas afectadas. Conforme los inversionistas revaloren el riesgo, probablemente también llevará a un repentino estrechamiento del crédito. En países como Sudáfrica o Turquía, donde el crecimiento se está evaporando rápidamente, eso aún podría ser muy doloroso”, subrayó.

También te puede interesar

Acuerdo comercial del Pacífico, pocos beneficios y muchas preguntas

Economía para el músico moderno

Combatiendo el culto a la inflación