Opinión

Un dato más a favor de la reforma política

  
1
  

  

José Woldenberg, ex presidente del IFE, Manlio Fabio Beltrones, ex líder nacional del PRI, Fernando Belauzarán, el senador Roberto Gil Zuarth, y Alejandra Barrales, presidenta nacional del PRD, durante el foro "Diálogos Galileos". (cuartoscuro)

En la discusión respecto al cambio de régimen en nuestro país y los gobiernos de coalición, en la que ya se encuentra una parte de la clase política mexicana, hay un dato sobresaliente que fortalece la propuesta de la reforma política y se basa en el Índice de Prosperidad del Instituto Legatum de Gran Bretaña de 2016, en el que los países que ocupan los 10 primeros lugares tienen regímenes parlamentarios.

El Instituto Legatum busca medir la prosperidad en el mundo, no sólo como acumulación de riqueza, sino también como la posibilidad de que los países ofrezcan una mejor calidad de vida. Se mide la economía, la educación, la salud, la seguridad social, las libertades personales y sistema jurídico, entre otros.

El índice de este año, está encabezado por Suiza, Nueva Zelanda, Dinamarca, Suecia y Finlandia países con sistema parlamentario.
Y si tomamos en cuenta los primeros 25 lugares tenemos que 19 son regímenes parlamentarios en los que la gobernabilidad se asegura mediante la posibilidad de integrar gobiernos de coalición.

Cuatro más son presidencialismos democráticos: Estados Unidos en el lugar 11, Francia semipresidencial 20, Estonia 23 y Chile 24 y también entran dos gobiernos autoritarios: Singapur, en el 13, y Hong Kong, en el 22.

Y este es un buen argumento para quienes encabezan esta propuesta como el dirigente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, José Woldenberg y los integrantes del Grupo Galileo en el PRD.

Miguel Alonso Raya explica que todavía hay tiempo para una reforma política, ya que se tiene que llevar a cabo un año antes de la elección presidencial y el Congreso tendría este periodo y parte del próximo para discutirla y aprobarla.

Y para ello, señala, ni siquiera se tiene que presentar una nueva iniciativa, ya que existen varias en el Congreso que se pueden discutir para volver a dar gobernabilidad al país, ya que el presidencialismo autoritario ya se desgastó y lo más probable es que en la próxima elección, el candidato ganador saque poco más del 20 por ciento de los votos.

Continúa el activismo de la Iglesia

A partir de que se dio a conocer la iniciativa para los matrimonios igualitarios el 18 de mayo pasado, la Iglesia católica ha estado muy activa y crítica en la política.

Ayer, durante la homilía presidida por el cardenal Norberto Rivera se pidió por los servidores públicos y los políticos para que, “encontrando tu mirada, transparenten sus bienes y renuncien a la obscuridad de la corrupción”.

Y en una exageración inusitada comparan el aborto con los asesinatos de la guerra contra el crimen.

En el semanario Desde la fe afirman que “todos los días somos impactados por noticias de cuerpos desmembrados, sometidos a torturas brutales para diseminar el horror inmisericorde”.

Y después señalan que “propiciar dolor y muerte no es cosa exclusiva de quienes están fuera de la ley”, ya que “se tolera la necrolatría oficialmente al proteger el asesinato de indefensos” con el aborto.

Aseguran que en la Ciudad de México ha habido 160 mil abortos, aunque no explican en qué lapso ni de dónde sacan las cifras
O sea que en lugar de avanzar en las libertades individuales, el hacer pública la iniciativa de los matrimonios igualitarios sin su respectivo cabildeo con la Iglesia católica nos puede llevar a una cerrazón parecida a la de la edad media o a una nueva guerra cristera.

Y una pregunta a la cúpula eclesiástica: ¿estarán dispuestos a mantener, educar y dar cariño a todos esos niños de los que sus madres no pueden hacerse cargo?



Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
Una más en Veracruz
¿Exceso de confianza o falta de realismo?
​¿Se desgastarán en el intento?