Opinión

Un corte, añejado es mejor

   
1
MIT Steak Bar

    

MIT Steak Bar

Dirección: Glorieta Iztaccihuatl 36, Hipódromo Condesa, Cuauhtémoc.

Teléfonos: 5264-1155

Twitter: @MITSteakBar

Horarios:
 Domingo a martes, de 13:00 a 23:00. Miércoles a sábado,
de 13:00 a 2:00 horas

Precio: $400-900 por persona

Compañía: Negocios, pareja, amigos

Tarjetas: American Express, Master Card, Visa; crédito y débito

Tiempo: Al menos hora y media

No importa si es de res, cerdo o borrego, me encanta la carne. Desde una cecina hasta un tomahawk. Entre más grande y jugoso sea el corte, mejor. Ese gusto no culposo es lo que me llevó a visitar MIT Steak Bar en la Condesa.

Su carne proviene de varios estados de México, pero también de Estados Unidos e incluso de Australia, dependiendo del corte. En todos los casos se añeja entre 15 días y un mes en una cámara especial que puede verse desde el comedor. Mediante el proceso de añejamiento se busca que la carne pierda un poco de agua, que se concentren sus sabores y que ocurra un proceso para que el corte se suavice y el sabor se intensifique. Así que la carne añejada no sólo es una invención para poder venderla más cara, sino que bien hecha es una delicia.

Comencé con un tuétano MIT, servido con hueva de mujol. Aunque es una buena entrada, me parece que el sustituto de caviar aporta muy poco al sabor del conjunto. Del mismo modo, sin pena ni gloria, pasa la alcachofa con mayonesa, tocino, alcaparras y cebolla.

Lo que no dude en pedir es un oyster chowder, sobre todo en estos días lluviosos. Es cremoso, ligero, lleno de sabor, con un ostión y un poco de hueva de mujol -aquí sí aporta un poco de intensidad. El pan con el que se sirve ayuda a dar un agradable juego de texturas.
Le cuento que todas las carnes están preparadas en un broiler, una fuente de calor directa desde la parte superior que permite cocinar la carne rápidamente y mantener más sabor y nutrientes.

En el menú lo que sobran son las buenas opciones, pero le recomiendo la picaña. Sé que es común encontrarla en restaurantes de espadas brasileñas, pero no tanto conseguir el corte completo. La carne es firme y con un sabor muy intenso.

También pude probar la cabrería, un corte de filete con hueso con sabor un poco más sutil, pero muy suave y jugoso.

Acompañe su carne con los mac & cheese. Es quizás el mejor que he probado en la ciudad. Pasta firme, cremosa, con una buena corteza de queso y aromatizado, aunque casi imperceptiblemente, con trufa. En realidad no hace falta este último detalle, pero es una moda en la ciudad que ojalá pronto quede atrás. Las guarniciones en general me parecieron buenas y según sea su gusto elija lo que más lo convenza, el puré de papa o los espárragos son bastante cumplidores.

Tras mi experiencia -en las que me hubiera gustado probar más cortes- debo decir que MIT cumplió enteramente con mis expectativas. Si es usted un amante de la carne, vale la pena pagar el precio del añejamiento.

Twitter: @ysusi

1
  

    

MIT Steak Bar
1
   

    

Carne