Opinión

Un comisionado para Morelos

Morelos no está lejos de convertirse en el próximo Michoacán.
Ya sea por acciones, omisiones o el “efecto cucaracha’’, el estado gobernado –es un decir– por Graco Ramírez Garrido Abreu es uno de los más violentos, en donde los delitos de secuestro y extorsión siguen floreciendo.

Por años, Graco Ramírez buscó ser gobernador del estado; fue uno de los principales movilizadores de la gente –y con razón–, en contra del gobernador priista Jorge Carrillo Olea, que terminó renunciado al cargo cuando se comprobó que sus jefes policiacos estaban coludidos con la delincuencia organizada.

Un movimiento social sacó al PRI de la gubernatura, llevó al PAN a ocuparla dos veces consecutivamente y, ante los pésimos resultados, Graco Ramírez por fin tuvo su oportunidad.

Pero la alternancia no ha significado para el estado desarrollo y paz; por el contrario, los delitos se siguen acumulando.

Ayer, en el poblado de Temixco, fue asesinado un médico cuando se resistió a su secuestro.

Y el gobernador ni aparece ni su famoso jefe de la policía.

¿Cuántos muertos se necesitan para que un estado se “gane’’ un comisionado?

* * * *
Ahora sí, el mundo se va a acabar.

Un senador perredista, Fernando Mayans, habló a favor de ¡la reforma energética! y sus beneficios, cuando se discutía en el Senado el régimen fiscal de Pemex.

No sin pena, Mayans dijo que el nuevo esquema fiscal de Pemex traerá beneficios económicos a los estados petroleros, lo que dejó con los ojos cuadrados a su coordinador, Miguel Barbosa y al resto de sus compañeros de bancada que hasta ayer habían votado en bloque en contra de las leyes secundarias en materia energética.

El asunto tiene más de fondo que el simple cambio de opinión del legislador tabasqueño.

Haces unas semanas, en una visita que hizo Andrés Manuel López Obrador a Tabasco, pidió al gobernador Arturo Núñez “definirse’’ porque, según el dueño de Morena, Núñez estaba dando bandazos a favor de Enrique Peña Nieto.

Bueno pues, al parecer Núñez ya se definió abiertamente.

* * * *
El poblano Javier Lozano Alarcón se fue duro y a la cabeza en contra de la dirigencia nacional de su partido que encabeza Gustavo Madero Muñoz.

Lozano, que comenzó hablando de la reforma energética, agarró vuelo para señalar como demagógica la propuesta de Madero para realizar una consulta popular para establecer nuevas reglas para la fijación del salario mínimo general.

Se quejó de que la dirigencia nacional no pidió la opinión de él, como exsecretario de Trabajo, ni de los exsecretarios de Hacienda panistas.
Y, la verdad, Lozano tiene toda la razón.

No es por ese camino como se logrará recuperar el poder adquisitivo. La historia así lo enseña.

* * * *
El presidente Enrique Peña Nieto hizo un reconocimiento a las fuerzas políticas que han propiciado la aprobación de reformas constitucionales fundamentales.

A punto de que quede concluido el trámite legislativo de las leyes secundarias en materia energética, Peña reconoció “madurez y civilidad” que las distintas fuerzas políticas demostraron “más allá de las diferencias naturales hay madurez política y civilidad para concretar acuerdos que posibilitan cambios estructurales’’.

Peña estuvo en Veracruz para inaugurar el libramiento de Coatepec; se refirió también a la modernización del puerto veracruzano la cual, dijo, permitirá duplicar la capacidad portuaria de todo el país.

El gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, precisó que el libramiento de Coatepec mejorará las condiciones de la población al permitir una mejor comunicación, aumentar la productividad e impulsar la competitividad de la región.