Opinión

Un 'chivo en cristalería'

 
1
 

 

Armadora. (Bloomberg)

El presidente electo en la Unión Americana, Donald Trump, tiene el extraño talento de descomponer situaciones que no requieren de ajustes.

Ya pudo usted enterarse de su primer desencuentro con la segunda economía en el mundo, responsable de que Estados Unidos enfrente un déficit comercial entre enero y septiembre de 2016 de 288 mil 780 millones de dólares y haya enfrentado uno de 367 mil 172 millones durante todo 2015.

Entre sus múltiples ideas se encuentra tratar de influir para que las empresas de su país no realicen inversiones hacia otras naciones en el mundo, México incluido en los planes.

En su profunda ignorancia, la estrategia de Trump pudiera afectar a uno de los complejos industriales mejor acoplado y fuertemente interdependiente localizado en tres naciones: Canadá, México y la propia Unión Americana.

En este año México habrá de producir tres millones 450 mil vehículos y será consolidado como el cuarto exportador mundial y el séptimo productor independientemente, la nación que dentro de Latinoamérica más destaca en la producción de vehículos.

Nuestro país depende de manera relevante de la industria norteamericana y la de Estados Unidos de la mexicana y canadiense.

Los principales proveedores de su planta industrial en el ramo son México en 40 por ciento y 15 por ciento Canadá. El 40 por ciento de los autos exportados por nosotros se explican por partes que fueron adquiridas a empresas del norte de nuestra frontera.

La producción automotriz de México sería muy afectada si se imponen aranceles a las ventas de México hacia Estados Unidos. El 77 por ciento de las ventas de la industria de autopartes que realizan las empresas gringas son hacia Canadá, pero principalmente hacia México.

El tercer comprador de nuestros vecinos es China, que adquiere sólo 3.0 por ciento de las ventas que las empresas norteamericanas. El cuarto comprador es Alemania con 1.7 por ciento y el quinto es Japón con 1.6 por ciento.

México y Canadá comprenden 55 por ciento de la proveeduría de las partes que requiere la industria automotriz avecindada en el norte de nuestras fronteras.

Esa interdependencia no se produjo por el TLC. Tiene mucho más tiempo forjándose. Posiblemente más de 40 años, según coinciden varios estudios que conocen a la industria.

¿Trastocará Trump a este complejo productivo trilateral? ¿Las empresas productoras de vehículos presenciarán el espectáculo con los brazos cruzados?

¿México estará impedido a cumplir su meta de producir cinco millones de vehículos para el 2020?

¿Con sus ideas 'nacionalistas' el presidente electo será capaz de trastocar a muerte un comercio especializado en la industria de las tres naciones que alcanza 243 mil millones de dólares?

Porque detrás de estos números hay muchas empresas Pyme insertadas como proveedoras y detrás de éstas hay muchos trabajos que se explican.

Y bueno, ya veremos hasta dónde se arrima. Por lo pronto, la vocación ya la ha dejado de manifiesto. Se comporta como un Chivo en Cristalería.

Twitter: @ETORREBLANCAJ

Correo: direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:
Aceleradora para exportar
Adiós Agustín… ¡nos pones una veladora!
Pobre México; tan lejos de Dios y de la Unión Americana