Opinión
 

Un bistró casero gourmet

 

Por casi 30 años viví en el sur de la Ciudad de México, cerca de San Jerónimo y el Pedregal, y las opciones para ir a comer en los alrededores se resumían básicamente en taquerías, pizzerías y algunas otras cadenas. El restaurante Sud 777 trajo vida a la gastronomía de la zona, pero faltaban lugares casuales para comer en días sin ganas de cocinar en casa o para salir con amigos para una plática relajada. Hace poco encontré en Doba Gourmet justo eso.

Su terraza de madera llena de plantas suculentas con aire campirano está en un segundo piso y es poco visible desde fuera. Quizás le cueste trabajo encontrarlo la primera vez, pero tenga la certeza de que como recompensa encontrará un espacio tranquilo y agradable para comer.

Se autodenominan con el rimbombante título de “bistró de comida casera gourmet”, pero más allá de las definiciones, sus platos resultan ricos y reconfortantes. Por ejemplo, está el ceviche de pescado estilo peruano, del que no querrá dejar de inclinar el plato para sorber la última gota, o el marlin semiahumado con aceite de chile de árbol, que tiene un buen equilibrio entre lo fresco del pescado, su toque ahumado y la acidez del chile.

La sopa de lenteja con camote y plátano macho es densa y reconstituyente, de esas que yo podría comer todos los días. Tendría que alternarla con su versión de sopa de fideo: complementada con caldo de frijol y queso de cabra.

Una ensalada de arúgula con jitomate deshidratado y queso parmesano suena sencilla y casi aburrida, pero la reducción melosa de vinagre balsámico que le acompaña la vuelve casi adictiva.

El sándwich de meatloaf es rico por sí mismo, pero al adicionarle mermelada de fresa da un giro inesperado y resulta sorprendente.
Si tiene antojo de pescado, el medallón de atún viene apenas sellado para respetar su sabor natural y servido con una miel de guajillo. En cambio, si prefiere carne, el filete de res con hongos silvestres en reducción de vino tinto y queso azul o el filete Felipe son dos grandes opciones, ésta última servida sobre un dulce y delicioso mole negro de Oaxaca.

Y como el postre no es menos importante, el fondant de chocolate es un final perfecto. Pártalo en cuanto llegue a la mesa para que el centro se mantenga líquido. Mezclado con nieve de frutos rojos es un agasajo.

Por ser un lugar acogedor y servir comida sencilla y reconfortante, Doba Gourmet se convirtió en un espacio para volver con frecuencia. Visitar este rincón en el Pedregal le dejará grandes satisfacciones.

Twitter:
@Ysusi

1
Doba Gourmet

Dirección: Av. de las Fuentes 557, Jardines del Pedregal, Deleg. Álvaro Obregón.

Teléfono: 62672274

Twitter: @DobaGourmet

Horarios: Martes a jueves de 7:30 a 18:00, viernes a domingo de 8:30 a 19:00 horas.

Ideal para: Tiempo: puede comer en media hora, pero le invita a tomárselo con calma.

Precio: $250 a $400.

Compañía: familia o amigos.

Tarjetas: American Express, Master Card, Visa; crédito y débito.

Doba Gourmet
1
 

 

Doba Gourmet