Opinión

Un banquito para los diputados

Preocupados porque todos los reflectores están sobre los jaloneos que han armado los senadores en torno a la leyes secundarias en telecomunicaciones, los diputados se pusieron las pilas y convocaron a reuniones de comisiones para instalarse en sesión permanente, todo para esperar a que lleguen las minutas del Senado.

Como soldaditos, ayer los integrantes de la Comisión de Comunicaciones en San Lázaro sesionaron unos minutos y anunciaron que están listos para hacer su tarea de colegisladora. Si bien va y Javier Lozano logra que pase el jueves el dictamen y hace el milagro de llevarlo al pleno del Senado y sacarlo el viernes, a los diputados les quedarían cinco días para completar el trámite legal. ¡Uf!

Este miércoles se espera que también quede instalada la Comisión de Radio y Televisión en la Cámara de Diputados, cuyos integrantes también tendrán que hacer acopio de paciencia, mientras terminan los senadores de darse hasta con la cubeta.

Lo menos que pueden hacer los diputados es conseguirse un banquito para que no les canse la espera.

A extraordinario

No, no estamos hablando de que alguien haya reprobado su examen y tenga que ir a presentar el extraordinario… pero casi.

Resulta que eso de los tiempos fatales ni para qué ponerlo en la Constitución. Así como la reforma de telecomunicaciones saldrá –si es que sale- con más de 4 meses de rezago, la legislación secundaria de la energética ya no salió cuando debía, es decir, el 20 de abril. Al menos ya se dijo que se enviará a más tardar el último de este mes.

Pero lo que ya no está a discusión es si habrá un periodo extraordinario. Ya lo único que falta definir es su materia y las fechas en las que habrá de convocarse.

A ver si en la próxima reforma no se pone un transitorio que establezca que la reforma saldrá… ¡cuando Dios quiera!