Opinión

Un auténtico BBQ texano 

   
1
Boca Grande BBQ

   

BBQ

Dirección: Campeche 346, Col. Condesa, Delegación Cuauhtémoc

Teléfonos: 6728-1762

Twitter: @AbreBienLaBoca

Horarios:
Lunes a miércoles, 13:00 a 23:00; jueves a sábado, 13:00 a 24:00; domingo, 13:00 a 21:00 horas

Precio: $250-$500 por persona

Tarjetas: American Express, MasterCard, Visa, crédito y débito.

Tiempo:
Desde media hora

Compañía:
Negocios, familia o amigos.

“Donde termina el guiso y empieza a comerse la carne asada, comienza la barbarie”, escribió en algún momento José Vasconcelos.

Seguramente no pensaba en el delicioso BBQ texano, esa carne suave y jugosa que se obtiene tras someterla por un buen tiempo a una fuente de calor indirecta.

Tradicionalmente sólo se comía en la zona rural de Texas, pero desde hace unos años está de moda en restaurantes citadinos de todo el mundo. En el caso del Distrito Federal, Boca Grande BBQ es uno de los pocos lugares que ofrece un menú enfocado en carne de res y de cerdo preparada de esa forma: braseada u horneada por largas horas.

En la coctelería se notaba la falta de experiencia, pues lo que probamos era desbalanceado y poco atractivo. Después escuchamos que el mesero comentó que “nunca los había preparado”.

Así empezamos mal y la experiencia no mejoró con lo desafortunado que resultó el mac n cheese. La pasta estaba un poco dura, la crema de cheddar aromatizada con aceite de trufa algo fría, densa, y el tocino chicloso en vez de crocante.

Las cosas mejoraron con las papas fritas con queso trufado, brisket y tocino. Aunque el brisket, que debiera ser la carne estelar, estaba algo seco y el tocino nuevamente chicloso, el sabor del conjunto era bueno.
Lo mejor llegó con el sándwich de pulled pork, en el que el ahumado era discreto, la carne sumamente suave y ligeramente especiada, lo que esperaba desde el inicio. La salsa BBQ está hecha por ellos y se agradece que sea así en vez de usar la embotellada.

El sándwich además lleva una corona de ensalada de col morada que obliga a cualquiera a abrir bien la boca, como dice el slogan del lugar.
Las short ribs son caras, pero valen la pena. Es una costilla de 550 gramos horneada por 22 horas. El resultado es una carne extraordinariamente suave y jugosa a la que sólo le hace falta un poco de sal. No se siente el marinado con chipotle, pero no se extraña. Un poco de salsa BBQ hecha en casa le va bien, sólo pida una botella que no esté en el refrigerador para que no esté demasiado fría.

Entre los postres tienen una de las combinaciones más decadentes que se pueda desear: dona glaseada con helado de vainilla, tocino y maple. Es rico, pero podría mejorar si el helado estuviera más cremoso y el tocino crocante.

Deje la dieta de lado y vaya a probar alguno de los sándwiches de Boca Grande, el short rib y alguno de sus postres de perdición. El conjunto será mejor con un bourbon o una cerveza.

Twitter: @ysusi

1
   

   

BBQ