Opinión

Ultimátum

    
1
   

     

ME. Protección a periodistas: un razonado escepticismo.

Integrantes del Congreso de la Unión, en el marco de la sesión ordinaria de la Comisión Permanente, exhortaron ayer a las autoridades de los tres niveles de gobierno a agilizar las investigaciones que permitan localizar con vida al periodista Salvador Adame Soto, de quien desde la semana pasada sus familiares y amigos no saben nada, sólo que fue “levantado” en el Municipio de Mújica, Michoacán. De igual forma demandaron a la PGR informar el estado que guardan las investigaciones por los homicidios de los periodistas Javier Valdez y Miroslava Breach Valducea.

Ayer mismo, más de 70 medios de comunicación nacionales, entre ellos El Financiero, publicaron un desplegado manifestándose contra la violencia con un rotundo “Basta ya” y adelantan que en breve convocarán a una serie de foros en los que se acordarán las medidas para afrontar los ataques a la labor periodística.

La semana pasada, la Mesa Directiva de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, emitió un fuerte pronunciamiento en el que condena enérgicamente los acontecimientos ocurridos contra el gremio periodístico del país y pidió a las autoridades dar garantías para que los comunicadores opinen y escriban libremente. Un día después, el 18 de mayo, Salvador Adame desapareció.

Llamados a favor de la libertad de expresión, en contra de la violencia en todas sus manifestaciones y de defensa de los derechos humanos, hay todos los días y desde diversos foros; sin embargo, es muy triste ver que en este tema, la delincuencia va un paso adelante de las autoridades y con ello están evitando que se diga la verdad, que se les denuncie o que los homicidios sigan en la impunidad.

Qué hace falta o qué más hay que hacer para que la voz de los deudos o de todo un gremio sea escuchada. Son preguntas que hasta ahora siguen en el aire y no se ve para cuándo tengan puntuales respuestas.

Esta semana se cumplieron dos meses del asesinato de Miroslava Breach; ayer se cumplieron diez días del también cobarde asesinato de Javier Valdez; tenemos una semana de no saber nada de Salvador Adame, y en cada caso lo único que hay es silencio de quienes se encargan de impartir justicia y prevenir los delitos.

Ojalá que el nombre de Salvador no pase a formar parte de esa lista negra que habla de asesinatos, palabra que con total impunidad ha venido ganando terreno en los últimos diez años. ¡Basta ya!

“Pareciera que las autoridades federales, estatales y municipales no están enfocando con claridad las estrategias de seguridad”, argumentó la senadora Iris Vianey Mendoza Mendoza (PRD), al presentar un punto de acuerdo donde, entre otras cosas, plantea la urgente necesidad de emprender estrategias que pongan fin a estos crímenes desmesurados.

Y tiene razón porque las agresiones a periodistas ya no pueden seguir impunes y si algo ayuda en tan penoso asunto es que desde los medios empiezan a salir propuestas de políticas públicas, y en esa reflexión será importante la voz del Congreso de la Unión.

¡Basta ya!, en lugar de asesinatos, secuestros y amenazas, de los periodistas y comunicadores en general queremos conocer sus primicias noticiosas, sus excelentes reportajes, sus crónicas, sus fotografías e imágenes en video, sus reflexiones y comentarios, eso y mucho más, porque si algo hay en el gremio es creación literaria, ingenio para caricaturizar la realidad y compromiso con la verdad, todo ello en el marco de la libertad de expresión y derecho a la información. Eso es lo que anhelamos como gremio, por eso también el ultimátum.

También te puede interesar:
Los errores de Del Mazo
La maldición del último año
Licitación bajo sospecha en el IMSS