Opinión

Ubicar problemas en donde están las soluciones

 
1
 

 

Fabrica de plástico

En 2010 la Asociación Mexicana de la Industria Fitosanitaria AC, organización que agrupa a empresas multinacionales de investigación y desarrollo de agroquímicos, plaguicidas, que cubren 80 por ciento del mercado mexicano, realizó un evento en Puerto Vallarta. Entre sus planteamientos estuvo un asunto que debió haber aprovechado el entonces incipiente ecosistema emprendedor mexicano.

Durante la reunión, en la zona reservada para la exhibición comercial, estaban unos veinte productos distintos, todos ellos con algo en común: habían sido elaborados con plásticos, de esos plásticos que en otra ocasión fueron envases de fungicidas o insecticidas.

Como lo hacen en otros países, las empresas vinculadas con la industria fitosanitaria decidieron en México hacer el esfuerzo de recolectar los envases vacíos, lavarlos perfectamente y mantenerlos en espacios en espera de que alguien quisiera reciclar esos envases limpios de plásticos gruesos.

Mesas para jardines públicos, sillas, bancas, depósitos de basura, postes para señalizaciones, postes de iluminación pública, coladeras, rejillas de drenaje, en fin, una serie importante y diversa de productos que pudieran hacerse con esos plásticos que esa industria mexicana recogía, lavaba y guardaba.

Se quejaban de que no había empresas que pudieran aprovechar esa idea de negocio. Estaban los plásticos pero no empresas que los procesaran.

Universo Pyme propuso que se hiciera un programa piloto con empresas cooperativas formadas por jóvenes en esos puntos cercanos en donde los envases esperaban el momento de poder ser reciclados.

La maquinaria para procesar los plásticos costaba menos de un millón de pesos en ese entonces y los empresarios se encontraban dispuestos a fondear la adquisición.

La idea contemplaba también que el músculo del gobierno federal convenciera a los municipios cercanos involucrados o a la CFE o Telmex o a las autoridades de los servicios de drenaje que sus tapas o coladeras fueran producto del reciclaje realizado por esas cooperativas. Por aquella época estaba de moda robar las coladeras de metal para venderlo por kilo.

Si el programa piloto tenía éxito se extendería a otros puntos del país donde más envases estaban en espera de ser aprovechados.

Nada se hizo porque en México muchas veces tenemos el talento para encontrar problemas en donde están puestas las soluciones.

La pregunta es si la propuesta realmente es estúpida. Colocar empresas en donde están las oportunidades para satisfacer una necesidad no me parece absurdo, sino una buena oportunidad para garantizar funcionamiento de empresas nuevas, preferentemente encabezadas por jóvenes. Dar uso del recurso público casi con la garantía de que su destino tendrá éxito.

Necesidades hay muchas, muy variadas y en no pocas ocasiones muy urgentes. Pensemos en la educación.

Datos oficiales: cuatro millones de niños indígenas van a escuelas sin baños.

Veinte por ciento de las escuelas en el país no cuentan con mobiliario adecuado ni siquiera para un alumno. Los datos son de un estudio conjunto entre el Instituto Nacional de Evaluación para la Educación y la UNICEF. Se estima que al menos 33 mil escuelas no cuentan con baño, es más, ni letrina tienen, no tienen servicio de luz y por supuesto carecen de drenaje.

¿Qué sucedería si el Inadem hiciera un llamado en alguna de sus convocatorias para encontrar las soluciones más económicas o viables a estas necesidades? ¿Que pasa si el Inadem habla con alguna gran empresa mexicana , que pertenecen también al ecosistema emprendedor, y con agrupaciones civiles para contribuir a que de las opciones más viables o confiables cuenten con apoyo para que en una primera instancia piloto doten a un puñado de escuelas de esas soluciones?

¿Que pudiera suceder si encaminamos parte de esos recursos reservados al nacimiento de empresas a encontrar soluciones para que las escuelas más remotas en comunidades muy aisladas en el país cuenten con luz eléctrica o escusados a partir de soluciones que incorporen tecnologías sustentables proyectos emprendedores?

Los recursos son pocos, muy pocos y las necesidades muchísimas y muy diversas. Por qué no cazar unas con los otros? ¿Porque estamos en un país en los que a cada solución ubicamos puntualmente un problema?

Correo: etj@uptv.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
Nace generación 'independiente' de incubadoras de alto impacto
Alejandro Delgado Ayala, presidente del Inadem
Renegociar el TLC con la vista al futuro, no al pasado, pide México