Opinión

Uber, taxistas mexicanos deliberan acciones

“Es una competencia desleal”, afirma Carlos Tepale Alonso, presidente de Transportadora Terrestre Nueva Imagen, cuando habla de Uber, el servicio de internet que habilita cada día a más y más individuos a prestar el servicio de transporte público-privado. Tepale encabeza a uno de los grupos más poderosos de taxistas del Aeropuerto Internacional de la ciudad de México, y dice que varios de sus compañeros están desesperados por el crecimiento que experimenta dicha plataforma tecnológica en la capital.

Uber puso en jaque a todos los taxistas del mundo, pero también retó a la autoridad. A los cientos de alcaldes que no saben cómo defender el viejo modelo de concesión de servicio de transporte público de taxis, mientras miles de ciudadanos y usuarios de la famosa aplicación se dicen felices por la seguridad, limpieza, costo y disponibilidad de los autos de Uber.

¿Cómo pensar a Uber?, ¿cómo concebirle? ¿Es un servicio ilegal, que representa competencia desleal como afirman los taxistas de todo el mundo? O, ¿es el inexorable paso de la tecnología habilitando a la gente para saltarse las trancas burocráticas de tener que obtener una concesión diseñada en el escritorio de un servidor público?

Ayer en Madrid miles de taxistas de la Federación Profesional del Taxi de Madrid se manifestaron en la Cibeles contra Uber. La empresa tecnológica se defendió, y dijo que “en Uber queremos ayudar a la gente a moverse de manera eficiente a través de una alternativa de transporte urbano segura, fiable y flexible”.

En México aún no hemos visto manifestaciones contra Uber, pero Tepale dice que en su gremio ya están evaluando qué hacer al respecto. Afirma que tienen detectado el lugar donde suelen agruparse los autos privados que están prestando servicios de transporte público (dicha transacción está prohibida en el AICM y es sujeta de una multa cuantiosa). Asimismo, afirma que su agrupación se encuentra desarrollando una aplicación para teléfonos inteligentes, a fin de que los usuarios del servicio puedan contactarles por esa vía. “No estamos contra la tecnología”, afirma.

Desde mi punto de vista, no habrá poder humano que pueda contra Uber. Los taxistas del mundo tendrán que aceptarlo. Este hecho me recuerda el caso de las agencias de viajes que solían utilizarse en décadas pasadas, hasta que a mediados de los noventa aparecieron las páginas web de las líneas aéreas y los hoteles. Es uno de los casos de obsolescencia de industria más notorios de la era de la información. La mayoría de las agencias de viajes desapareció y sólo quedan las que, siendo altamente especializadas, brindan servicios a corporaciones o a gobiernos.

La tecnología lo cambia todo. Todo.

Twitter: @SOYCarlosMota