Opinión

Turismo inmobiliario en expansión

Cualquiera en la industria puede ver cómo el negocio inmobiliario hotelero se está convirtiendo en un actor importante y cotidiano de las operaciones de compra-venta y nuevos desarrollos en distintos destinos de México.

Pero las razones de esa recuperación e interés en los flujos de inversión que llegaron a 700 millones de dólares inyectados al sector hotelero mexicano en 2013, no sólo se debe a la recuperación en los niveles de ocupación en playas y ciudades.

Al igual que ocurre en el negocio del retail, el potencial de crecimiento tiene un fuerte sustento en la cobertura que aún existe de cuartos de hotel versus cada mil habitantes. En ese sentido, en nuestro país el promedio es de 2.3, mientras que en Estados Unidos es de 15 habitaciones.

Bajo ese parámetro y con el incremento de 15 por ciento en el flujo previsto para este año, el interés se integra además por la participación de FIBRAS (Fideicomiso de Inversión en Bienes Raíces) en procesos de inversión, así como la recuperación económica que impacta el flujo de viajeros.

Se estima que la mitad de la inversión del año pasado en el segmento, fue promovida por las acciones de los fideicomisos Fibra Inn, Fibra Hotel, Fibra Uno, y el componente hotelero que tienen algunos activos de usos mixtos transaccionados en ese periodo.

Para Arthur Adler, CEO de la región Americas-Nueva York en el área de Hotels & Hospitality, Alfonso de Gortari que aquí dirige el área de especialidad y otros miembros del board de JLL, el escenario es claro respecto a lo que aún depara al sector.

Como ya lo hemos dicho, tras la ola de adquisiciones, viene la era del desarrollo, y en este segmento se están viendo acciones concretas que dejarán seguro muy atrás los niveles de inversión alcanzados en 2009, cuando se generaban apenas 100 millones de dólares y tras la crisis de las subprime, se vivió la salida de grupos españoles, entre otros.

Desde luego que habrá que considerar lo que a este nicho controlado por familias y dueños particulares está dejando la inversión patrimonial. Eso lo saben otros actores, como las cadenas hoteleras de medio oriente y China con serios planteamientos de ingreso al mercado mexicano.

Hoy día, 60 por ciento de los 300 mil cuartos de hotel en el país son administrados de manera independiente y se espera que la reforma energética permita consolidar mercados nacionales como Coatzacoalcos y Poza Rica, sin desestimar lo que ya se está dando en Distrito Federal, Cancún, Los Cabos, Puerto Vallarta y San Miguel de Allende.

Gigantes endurecen batalla del cemento

Las posiciones son encontradas. La recién anunciada fusión de Holcim con Lafarge ha desatado en los últimos días visiones encontradas sobre la posición que jugará Cementos Mexicanos (CEMEX) a partir de dicha integración.

Algunas visiones se encaminan a que la unión estaría enfrentando retos para su integración a nivel internacional, pero también a nivel local, por lo que localmente podrá hacer el nuevo conglomerado, donde figura la dupla Slim-Del Valle, que a través de Elementia ya participaban en el negocio gris.

Tal vez sea por eso que los inversionistas han castigado con una caída en el valor de la acción a CEMEX, debido a que la firma regiomontana en reciente proceso de reestructuración financiera enfrentaría a un conglomerado de 90 países con ventas combinadas cercanas a 44 mil millones de dólares.

Pero el efecto de la fusión están por verse, particularmente por la manera en que deberá enfrentar su operación en mercados como Europa. Indiscutiblemente el caso de competencia económica pondrá de nuevo un reto para la Comisión Federal de Competencia Económica, que ahora contará con 2 entes dominantes en el mercado.

En este sentido, la pregunta es si con 2 gigantes, el mercado inmobiliario se verá beneficiado por lo que el cemento representa en el desarrollo del bien raíz.

Correo: colguin70@gmail.com

Twitter: @claudiaolguinmx