Opinión

Turismo de reuniones:
se quejan los secretarios estatales

1
 

 

Guanajuato

La semana pasada se llevó a cabo en San Miguel de Allende la cuarta edición de Kultur, el foro de Turismo Cultural que organiza Fernando Martí, periodista que también es director del Foro Nacional de Turismo que realiza desde hace trece años.

Esta es la segunda vez que asisto a Kultur (fui el año pasado a León) y, a diferencia del Foro Nacional que me parece que ya debe actualizar su formato y contenido, esta vez me gustó tanto como la anterior, no sólo por su locación –San Miguel está impresionante como destino turístico, de los mejores del país–, sino por su variedad de temas, el nivel de los participantes y porque su importancia e interés no dependió de la presencia de la secretaria federal de Turismo, quien no asistió.

Una de las mesas redondas que se llevaron a cabo –y que me tocó moderar junto con Katja Suárez, socia de la empresa México Meetings–, fue la titulada “Ciudades coloniales, ¿destinos de convenciones?”, en la cual participaron los secretarios de Turismo de Michoacán, Querétaro, Guanajuato y San Luis Potosí.

De lo mucho que dijeron estos funcionarios sobre el tema durante casi dos horas, una de las principales conclusiones, en la que todos estuvieron de acuerdo, es que el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), que dirige Rodolfo López Negrete, no le pone suficiente atención a este segmento que podría generar miles de millones de dólares y que resulta vital para la economía de algunos estados.

Por ejemplo, según afirmaron los secretarios de Turismo, 8.5 por ciento de los turistas que llegan a Michoacán lo hacen para asistir a alguna convención o congreso o porque son viajeros de negocios (el turismo aporta 8.4 por ciento del Producto Interno Bruto del estado); en tanto que en Querétaro más que un segmento es toda una industria, ya que más de 60 por ciento de sus ingresos por turismo provienen de este sector, lo que representa nueve mil 400 millones de pesos anuales, 2.2 por ciento del PIB estatal y trece mil empleos, que son 6.0 por ciento de todos los que hay en la entidad.

Sin embargo, la realidad de las ciudades coloniales del país no es la misma en todas, ya que algunas como Querétaro, Morelia o San Luis Potosí se han industrializado y han recibido grandes inversiones de las industrias automotriz y aeronáutica, entre otras, en tanto que muchas más como el propio San Miguel de Allende o San Cristóbal de las Casas, viven prácticamente del sector servicios, básicamente turismo.
Pero todas enfrentan un mismo problema qué resolver: ¿cómo atraer turistas los días de baja o bajísima afluencia?

En el caso de las industrializadas, los hoteles se vacían los fines de semana (es decir, les faltan turistas de placer); en tanto que a las otras les urge tener más visitantes de domingo a jueves.

Los cuatro secretarios coincidieron en que una de las alternativas para romper con esta estacionalidad es el turismo de reuniones, para lo cual tienen que competir para ganar la sede de congresos y convenciones, tanto nacionales como extranjeros, con un esquema de alianzas regionales entre ciudades de diferentes estados, para el caso de los foráneos.

Al respecto, la primera queja salió de Mauricio Salmón, secretario de Turismo de Querétaro, quien aseguró que en este punto la política federal ha sido deficiente y poco clara en el CPTM. “Ha habido cambios, entran unos, salen otros, y nosotros nada más viendo como en un partido de tenis y esperando a ver qué pasa y dónde termina y hacia dónde vamos a avanzar”.

Enrique Abud, secretario de Turismo de San Luis Potosí, opinó que los ingresos de divisas turísticas podrían ser mucho mayores, si de la gran cantidad de recursos que hoy se dedican a promover sol y playa una parte la utilizaran para pelear por conseguir eventos.

Por su parte, el secretario de Turismo de Guanajuato, Fernando Olivera, sostuvo que es imperativa la necesidad de establecer una política que estructure al segmento de turismo de reuniones.

“Llegamos a tener una oficina de Congresos y Convenciones mundial en Washington (la semana pasada platicamos aquí parte de la historia de esta oficina); se retiró esa oficina. La comunicación entre las conclusiones y necesidades que se identifican en la oficina de turismo de reuniones de Sectur no se escuchan entre el CPTM y esa oficina. No estoy haciendo una crítica, estoy haciendo un análisis objetivo”, advirtió Olivera, quien el sexenio pasado fue subsecretario de Operación de Sectur y algo sabrá de cómo se manejan las cosas ahí adentro.

También te puede interesar:
Expo Meetings y el ninguneado turismo de reuniones
Tony Blair en Acapulco
Crucifixión en la playa