Opinión

¿Tu smartphone toma las riendas de tu negocio?

  
Envíale tu pregunta a Richard Branson
1
  

  

Branson

El clamor por conseguir boletos para ver al actor Benedict Cumberbatch interpretar a Hamlet en el Barbican Center de Londres este verano ha acaparado titulares en todo el mundo. Algunos fanáticos han viajado miles de kilómetros para ver a este admirado histrión en uno de los papeles más grandiosos de Shakespeare.

Aunque yo no me atrevería a argumentar sobre la brillantez de “Hamlet” o su protagonista, hay otro evento intrigante en la agenda de verano del Barbican: “Lost in Thought: A Mindfulness Opera” (“Perdido en sus pensamientos: Una ópera de concientización”). Esta experiencia interactiva de cuatro horas incluye música inspirada por las doctrinas budistas y alienta al público a participar en actividades de yoga, meditación e incluso comidas comunales. Su inclusión en un programa con “Hamlet” es un fascinante signo de los tiempos.

La idea de la concientización, un estado mental logrado al desacelerarse y enfocar la propia conciencia en el momento presente, está causando gran impacto en el campo de los negocios en estos días. La vida de un emprendedor siempre ha sido frenética y estresante, pero en los últimos años la mayor conectividad ha llevado las cosas a otro nivel. La concientización es una forma en que muchos emprendedores eligen combatir el costo generado por los correos electrónicos a todas horas, las largas horas de trabajo y otros aspectos de nuestra cultura empresarial acelerada. La lideresa de negocios Arianna Huffington dice que la concientización le da una ventaja competitiva; Steve Jobs también lo decía.

Las nuevas tecnologías han transformado nuestras jornadas de trabajo en Virgin. Los smartphones, especialmente, parecían aportar sólo aspectos positivos, dando a las personas más oportunidades de reunirse con otros mientras siguen en contacto con la oficina. Después de todo, las experiencias de la vida real y los encuentros cara a cara con otros empleados, los clientes o el público son de donde provienen la mayoría de nuestras mejores ideas.

Pero pronto todos empezaron a notar que aun cuando antes el trabajo y la vida privada de uno estaban estrictamente separadas, la línea se había borrado. Una mayor conectividad también significa que uno siempre está en su escritorio.

El desgaste es ahora una amenaza muy real para muchos trabajadores en todo el mundo, lo cual es la razón por la que hemos adoptado la medida de introducir tiempo de vacaciones ilimitado y opciones de trabajo flexibles en nuestras oficinas centrales en Virgin. Otras compañías han intensificado su enfoque en la salud del empleado también. Arianna me dijo el año pasado que en The Huffington Post la introducción de bocadillos saludables, un programa de bienestar y un entrenamiento en concientización, había conducido a un personal más sano y más productivo.

El truco para no desgastarse es dictar la manera en que la tecnología complementa tu negocio y tu estilo de trabajo, en vez de permitir que tus dispositivos y software tomen las riendas. Una idea que está marcando una diferencia es el concepto del “fracaso rápido” (quizá deberíamos llamarle “fracaso inteligente”).

Permíteme explicarlo: ha habido algunos ejemplos famosos en toda la historia en los cuales la persistencia de un potencial inventor ha rendido frutos; a James Dyson le tomó miles de intentos antes de que perfeccionara su prototipo de una aspiradora, por ejemplo, mientras que Thomas Edison pasó por unos 10 mil prototipos fallidos antes de crear exitosamente la bombilla eléctrica. Ya te puedes imaginar cuánto se habrían beneficiado ambos de un proceso de fracaso más corto.

En Virgin, ahora tenemos procesos y tecnología de “fracaso rápido” que ahorran tiempo. En Virgin Australia, por ejemplo, dependemos de la tecnología que reúne datos sobre todo lo que hacemos; un diálogo abierto con nuestros clientes vía redes sociales que nos permite responder a la retroalimentación en tiempo real; e Ideas Lab, nuestra plataforma de innovación interna, que alienta a los “campeones de la innovación” a proponer soluciones potenciales a problemas que el negocio pudiera estar enfrentando. Esto significa que no tenemos miedo a cometer un error, ya que puede rectificarse rápidamente y también se pueden aprender e implementar rápidamente las lecciones.

Esta incesante búsqueda de los mejores productos y servicios para nuestros clientes en todas las compañías de Virgin es esencial, ya que no quisiéramos permanecer inmóviles. Esta búsqueda de la innovación, por supuesto, requiere de una fuerza laboral talentosa y dedicada; y requiere velocidad, lo cual también puede causar tensión. Aquí es donde entra el entrenamiento en concientización, y debería ser tan importante como cualquier mejora tecnológica importante.

Cuando me fui de vacaciones con mi familia recientemente, no tuve miedo de activar mi mensaje de “estoy fuera de la oficina” en mi correo electrónico. ¿Cuándo fue la última vez que hiciste lo mismo? Si no lo puedes recordar, entonces quizá sea hora de que te desaceleres, apagues tu teléfono y te enfoques en el presente.

Como resultado, tu negocio se beneficiar.

Twitter: @richardbranson

El truco para no desgastarse es dictar la manera en que la tecnología complementa tu negocio

También te puede interesar:
​Atrae los reflectores a tu empresa
Personal feliz, clientes felices
Un gran propósito puede atraer mejor talento que el dinero