Opinión

Trump y su sombra
en el Gran Caribe

 
1
 

 

Universo Pyme.

CANCÚN.- Cuando se comenzó a organizar el Foro Cancún 2016, hace un año, jamás se pensó que el evento se convertiría en la primera opción estructurada para que los empresarios que exportan vieran a un punto cardinal distinto al norte.

La sombra de Trump, que sacude al mundo, también pesa sobre la región del Gran Caribe, zona económica que comprende a 25 economías. La gran mayoría de estas naciones han llegado a Quintana Roo con la idea de no desaprovechar la oportunidad para intensificar un comercio subejercido en función de su gran potencial.

Esas 25 economías agrupan a una población total de 274 millones de habitantes de los cuales 52 por ciento tiene ingresos medios. Este complejo económico espera aprovechar de mejor manera las oportunidades de comercio internacional a partir de un triste 7.3 por ciento del comercio internacional que realizan entre sí.

Estos países, islas varias, tienen muchas cosas o similitudes entre sí siendo la más importante el compartir la frontera con el Gran Caribe, zona privilegiada para el turismo.

Por ejemplo, 40 por ciento de los extranjeros que pisan la República Mexicana llegan o pasan por Cancún.

Tiene el Gran Caribe todo para crecer y convertirse en una opción muy interesante para el ejercicio del comercio internacional, sobre todo para las Pymes. Las Pymes mexicanas tendrían considerable ventaja sobre las Pymes de las otras 25 economías.

Tan sólo en el renglón turístico el total de cuartos de hotel en el Caribe comprende 380 mil habitaciones de más de tres estrellas, de las cuales 25 por ciento se localizan en Quintana Roo.

Si la demanda de productos de este universo turístico se mide tan sólo en el terreno de alimentos, blancos, cristalería y productos de limpieza, la demanda de productos comprendería por hotel 15 mil dólares promedio al año, que multiplicada por la cantidad de hoteles de tres estrellas o más que los requiere, sumaría mil 500 millones de dólares tan sólo para el complejo hotelero de Quintana Roo.

Ello no estima los servicios, muchos más servicios, como por ejemplo la necesidad de involucrar nuevas Apps disponibles para este mercado.

Imagine llegar a un aeropuerto y subirse al avión con el registro de acceso en su celular. Al arribo conocer en dónde está el taxi que le llevará a su hotel destino, podrá hacer el check in sin visitar el front desk. Llegará a su habitación orientado por la App y tendrá la posibilidad de abrir la puerta de su habitación, con su teléfono. Tan sólo un ejemplo.

El caso es que el evento Foro Cancún 2016 tuvo un planteamiento estratégico fundamental que los integrantes de esta comunidad comprende cabalmente. No hay quien no hable de las consecuencias que puede acarrear la llegada de Trump a la presidencia de la Unión Americana.

Ha demostrado tener referentes imposibles de soslayar. Su desconocimiento de cómo funciona la economía norteamericana en el contexto global, su descuidada visión de lo que los migrantes aportan a su país, así como su arrogancia en colocarse desafiante ante las multinacionales como la Ford, a la que amenaza con impedir su decisión de trasladar a México la parte de producción de ciertos segmentos de sus vehículos.

Las reacciones ante el Trump presidente en el Foro Cancún 2016 pueden agruparse en tres vertientes: quienes temen una política estadounidense que lesione el crecimiento del comercio de productos latinoamericanos y del Caribe hacia la Unión Americana y deciden apoyar la alternativa del comercio interCaribe; quienes creen que no deben de anticipar vísperas hasta que realmente se vea qué margen de maniobra le concederán los factores de poder estadounidenses a las estrategias planteadas en teoría por Trump;  y quienes están claros de que haga lo que haga Trump hay que salir ya de la zona de confort del mercado del norte para aprovechar las áreas de oportunidad del comercio al interior de las naciones del Gran Caribe.

Lo que comprende también explotar al máximo las oportunidades ya comprometidas en nuestros acuerdos de libre comercio y generar dinámicas que garanticen beneficio de las economías, trabajadores y sus familias.

Foro Cancún 2016, organizada por Proméxico que encabeza Francisco González, ahora impulsa un evento que no tiene sólo la aspiración de promover las exportaciones mexicanas hacia las naciones del Caribe ampliado, sino la integración empresarial que comprenda la conformación o enriquecimiento de las cadenas de valor, inversiones, alianzas o coinversiones.

El reclamo muy extendido es que México debe de suplir la presencia de una China que comienza a tomar espacios hegemónicos y que asfixia la actividad productiva regional.

Las dinámicas de este evento terminan este viernes con el compromiso de convocar nuevamente en 2017 bajo el liderazgo mexicano. Se cree muy factible que los compromisos de negocios de este evento, al cierre del mismo, pueda superar en 10 por ciento lo que se logró en 2015: 14.5 millones de dólares de compromisos de arranque que en los siguientes 12 meses se multiplicaron por 10.

Twitter: @ETORREBLANCAJ

Correo: direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:
Clústeres en TI y la amenaza de Trump
Microempresas mexicanas, miopes y torpes
Pymes vs. Trump