Opinión

Trump y la teoría del 'chirrión por el palito'

 
1
 

 

Donald Trump. (Reuters)

Ahí vamos a negociar el TLC. Nos quedan ocho días para prepararnos.

Qué difícil ha de ser exponer razones ante un gobierno encabezado por un megalomaniaco.

Las cifras pudieran convenir prudencia a la hora de querer tomar 'todo' y por ello quedarse sin nada. En México entendemos ese proceso con la frase "se le volteó el chirrión por el palito".

Ofrezco algunos datos y pocas consideraciones tomando en cuenta que si es importante en Estados Unidos el trabajo vinculado al NAFTA, no lo es menor en México, donde gran parte de las empresas indirectamente afectadas por la renegociación del TLC o un retiro de Estados Unidos del acuerdo serán las medianas y pequeñas vinculadas a la cadena de valor o de proveeduría relacionada con una labor de exportación en el marco del acuerdo trilateral.

LAS BATERIAS DE TRUMP VS. EL COMPLEJO AUTOMOTOR TRILATERAL
En el caso de la industria automotriz, el complejo de producción entre México, Canadá y Estados Unidos genera un comercio trilateral superior a 243 mil millones de dólares anuales (dato proporcionado a Universo Pyme por Eduardo Solís de la AMIA).

Esta derrama comercial no se soporta solo en discursos. Hay personas trabajando en cada pieza, parte o producto que se exporta hacia alguno de los territorios socio en el acuerdo.

El 85 por ciento de los autos producidos en Canadá se exportan hacia la Unión Americana. Los autos que se exportan de México hacia Estados Unidos o hacia otras partes del mundo tienen al menos un 40 por ciento de partes vinculadas con un trabajo formal en Estados Unidos. Un auto ensamblado en Estados Unidos tiene al menos un 12 por ciento de piezas mexicanas.

El 77 por ciento de las autopartes que vende la Unión Americana se las vende a dos socios primordiales: Canadá con 15 por ciento y México con 40 por ciento. El tercer socio comercial de autopartes de la Unión Americana es China con 3.0 por ciento de las compras de piezas estadounidenses. El cuatro socio es Alemania con 1.7 por ciento y Japón con 1.6 por ciento. Es decir: Alemania, China y Japón apenas concentran poco más de 6.0 por ciento de las compras de piezas estadounidenses mientras México (40 por ciento) y Canadá (15 por ciento) concentran 55 por ciento.

Según un estudio del Centro de Investigación Automotriz, un organismo estadounidense de consulta de la industria norteamericana, la posibilidad de un rompimiento unilateral del NAFTA por decisiones del ejecutivo implicaría una pérdida inmediata de 31 mil trabajos y elevación de facto de los precios de los automóviles ensamblados en la Unión Americana.

Según ese documento elaborado el año pasado, la posibilidad de imponer 'sanciones' arancelarias a las importaciones mexicanas arrojaría una pérdida de seis mil 700 trabajos en plantas ensambladoras así como afectar no menos de 450 mil vehículos que pudieran no ser vendidos por una elevación de precios que les 'sacaría' del mercado ante sus pares competidores que ofrecerían mejores unidades a precios más bajos.

Obstaculizar el TLC pudiera implicar perder más empleos de los que pudieran 'recuperarse'.

Aunque hay diversas cifras que van de cinco hasta ocho millones de empleos en la Unión Americana que encuentran razón en función del Tratado de Libre Comercio entre ese país, Canadá y México. Al menos cinco millones de trabajos soportados por el acuerdo trilateral son suficientes como para repensar la posibilidad de insertar cambios que lesionen esta dinámica.

Le doy parte de los datos que usted puede consultar detalladamente si así le parece conveniente ingresando a la página http://www.naftamexico.net/.

Gracias a ese documento gráfico conocemos, por ejemplo, la cantidad de empleos que algunos estados de la Unión Americana tienen vinculados a México gracias al NAFTA: California tiene nada menos que 565 mil trabajos vinculados con la exportación hacia México cobijada por el NAFTA.

Texas cuenta con 382 mil trabajos formales y directos, Nueva York con 322 mil, Florida con 290 mil trabajos, Illinois al igual que Pennsylvania con 200 mil trabajos, Georgia con 152 mil trabajos.

No hay entidad en la Unión Americana que no tenga trabajos formales vinculados a México y al menos la tercera parte de los estados de la Unión Americana tienen a nuestro país como uno de sus tres principales socios comerciales.

Si Trump 'argumenta' el interés del trabajador norteamericano, debiera reconocer que el NAFTA se vincula con al menos con esos cinco millones de trabajos formales en Estados Unidos y será, de los tres socios, el que haya obtenido mejores beneficio para su población laboral.

¿RECUPERAR LOS TRABAJOS QUE YA SE RECUPERARON?
¿Alguien le habrá informado a Trump que su antecesor recibió un país con un desempleo que rozaba 10 por ciento mientras que ahora tiene uno oficialmente estimado en 4.7 por ciento?

¿Cómo pudiera Trump explicar (evidentemente no puede, desde luego) por qué mientras el empleo manufacturero estadounidense se contrajo en más de cinco millones desde 1987 y hasta 2015, la producción manufacturera en ese país ha crecido 86 por ciento según estadísticas oficiales?

No será, quizá, el proceso de incorporación tecnológica el causante? ¿La automatización, posiblemente?

DE LA MADRID CORDERO EN DAVOS
Enrique de la Madrid Cordero fue una de las piezas más importantes de la representación de México ante el WEF durante el Foro de Davos, donde el funcionario explicó la estrategia de nuestro país en materia turística pues se convierte en lo que pudiera ser la piedra angular de la economía mexicana.

El funcionario explicó cómo México concibe a la actividad y lo que se hace y se hará para no sólo mantenerse en el top ten, sino para escalar hacia los sitios que antes nunca se consideraron posibles.

Correo: etj@universopyme.com.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
Trump: recibe caluroso saludo de “la banda”
Se desconoce el tamaño de la bomba
México, sin producción arrocera para 2019