Opinión

Trump contra los monopolios

 
1
 

 

Un primer vistazo a la agenda de Trump

Donald Trump ha externado su intención de impulsar diversas acciones de competencia. Por ejemplo, ha hablado de atacar a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) por ser un cártel mundial del petróleo, a la NFL por prácticas monopólicas en el futbol americano y más recientemente, a la tienda en línea Amazon por tener “grandes problemas de competencia”. Además, durante su campaña prometió bloquear la compra de Time Warner por AT&T que se anunció recientemente. Trump será el primer Presidente que se ha visto involucrado directamente en casos antimonopolios, en los que ha pagado importantes sumas por terminar con acusaciones en su contra por prácticas monopólicas y omisión de obligaciones legales.

Estados Unidos ha sido un ejemplo en la lucha antimonopolios desde el siglo XIX. La política de competencia en ese país resulta punta de lanza en la aplicación de las leyes de la materia alrededor del mundo y por eso la estrategia del nuevo Presidente será muy relevante, no sólo para quienes residen o tienen actividades comerciales en aquél país, sino para todas las jurisdicciones.

Normalmente se habla poco del tema de competencia en las campañas presidenciales de ese país, se da por hecho una aplicación sin contemplaciones de la ley tratándose de la política anti-cárteles, cualquiera sea el partido en el poder, y tratándose de fusiones y adquisiciones y abusos de dominancia, se espera mayor rigor en administraciones Demócratas y menor cuando existe un presidente Republicano.

En esta ocasión la situación fue diferente por varias razones. Primero, debido a que existen críticas que consideran que la agenda de competencia se ha relajado en los últimos años y los mercados se encuentran cada vez más concentrados. Segundo, se debe considerar que ha habido grandes escándalos corporativos en sectores importantes como el financiero y el farmacéutico que han afectado a grupos grandes de consumidores. Hillary Clinton también fijó una clara postura de intervención respecto a la mayor aplicación de las leyes de competencia así como redoblar esfuerzos en la aplicación de la ley. Tercero, Donald Trump no es el típico Republicano en este tema (como en otros) tanto que en la campaña no estableció un claro programa en la materia pero sí se pronunció en contra de algunos grandes grupos empresariales y problemas específicos de competencia en los que intervendría como Presidente. En el sector financiero, en las ventas en línea y en los mercados de telecomunicaciones y radiodifusión, ha adelantado acciones por considerarlos mercados muy concentrados. Al día de hoy, la postura del Presidente electo no es una postura tradicional del partido Republicano con relación a la aplicación de las leyes de competencia.

En términos generales, ha dicho que el problema de la concentración, en especial la de los medios de comunicación, está teniendo un efecto negativo en la democracia y por ello habría que intervenir, incluso a obligar desinversiones.

Trump podría ser el Theodore Roosevelt del siglo XXI al obligar a dividir empresas y romper proactivamente con mercados oligopólicos.

Paradójicamente, la plataforma de Trump descansa también en frenar el libre comercio internacional que normalmente es una política que acompaña a la de competencia, al ayudar a disciplinar y dinamizar los mercados y estimular el crecimiento económico. Esto podría resultar en políticas contradictorias para los mercados al tratar de abrir y desconcentrar por un lado y cerrar y establecer barreras por el otro. Es de esperar que la nueva administración tendrá los ojos puestos en los mercados de comunicaciones y tendrá especial cuidado en la aprobación de operaciones de empresas extranjeras, sin embargo, tendremos que esperar a ver hacia dónde se inclinará en el resto de los sectores con las primeras acciones y nombramientos de su gobierno.

El autor es titular de la Autoridad Investigadora Cofece. Comentarios a título personal.

Twitter:@Carlosmena

También te puede interesar:

El Programa de Inmunidad de COFECE a 10 años

Restricciones al transporte terrestre de carga

Regulando nuevos mercados