Opinión

Trump, áspero con México y suavecito
con China

 
1
 

 

xi ping

En 2016 el comercio entre México y Estados Unidos [sumó] 525 mil 110 millones de dólares (mdd), según datos oficiales del gobierno estadounidense. El saldo fue favorable para México con 63 mil 191 mdd. Con China el comercio bilateral alcanzó 578 mil 558 millones de dólares.

China le compró a Estados Unidos 115 mil 775 mdd en mercancías y exportó 462 mil 813 mdd . El saldo favoreció a China con 347 mil mdd.

En su balance con el mundo Estados Unidos tuvo un déficit de 743 mil 316 mdd. El déficit con China explica 47 por ciento del déficit total de la Unión Americana. El déficit con México sólo comprende 8.50 por ciento del comercio.

Pero bajo la óptica de Trump nosotros somos los abusadores, no los chinos.

La pasada semana, Trump finalmente sostuvo un encuentro telefónico con el presidente de China, Xi Jinping. El encuentro fue considerado respetuoso y celebrado por las dos partes por la cordialidad existente en el encuentro a distancia.

En esa llamada Trump concedió un punto neurálgico para los chinos: reconocer el concepto de 'una sola China'. El mandatario de China dejó claro a Trump que ese punto nunca sería negociable.

Trump cedió y China pasó a 'doblar' a Estados Unidos como Estados Unidos lo está haciendo con nuestra representación gubernamental.

Entre 2010 y 2015 las firmas norteamericanas habrían invertido más de 369 mil millones de dólares en China según señala el Buró de Comercio entre China y Estados Unidos. El 26 por ciento de las empresas norteamericanas en el macizo continental de China tienen entre 11 y 20 años y 65 por ciento más de dos años.

¿Quién le roba inversiones y trabajos a la pobrecita economía estadounidense?

Trump no va a conceder espacios a México. Es ahora el grandulón abusivo del recreo que se divierte con su vecino de pupitre porque conoce de sus puntos débiles. No se meterá, no al menos ahora, con el otro grandulón del grupo, quien realmente le quita espacios hegemónicos.

Las Pymes están, involuntariamente, vinculadas con ese conflicto. Proveedoras directas o indirectas de las grandes empresas serán las que primero sientan las consecuencias muy cercanas de un rompimiento del TLC norteamericano. Por más que Canadá deseara conservarse en el acuerdo, la salida de EU al menos se hará sentir por varios meses posteriores a la salida de la economía norteamericana.

Hay tiempo para 'reconvertir' nuestra orientación empresarial. Por más que 97.5 por ciento de nuestro complejo empresarial no tenga que ver con la exportación sino con el mercado interno, hay mucho que hacer para convertir a esas empresas en empresas de calidad, con excelencia en el servicio y productos que ofrecen. Tenemos a lo más un año para que al menos hagamos conciencia de que hay muchas áreas de oportunidad para nuestro complejo empresarial mexicano.

Y más para las empresas que exportan y mucho más, mucho, para aquellas empresas que antes acudían al mercado de Estados Unidos y ahora están condenadas a ver hacia otros territorios de acceso más complejo.

Para no hablar de lo que tendremos que hacer con los mexicanos que nos deporten. Cada uno de los mexicanos o de origen mexicano aporta mensualmente al país un ingreso que ronda 350 dólares por envío. Nos faltará dinero y nos faltarán empleos para quienes sean deportados.

En este contexto el Inadem tiene mucho que hacer. De ello escribiremos el próximo miércoles.

Correo: etj@universopyme.com.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
Inadem, apoyar con todo a nuestros más destacados talentos
Dejemos de viajar a Estados Unidos
Industria avícola de EU defiende el NAFTA