Opinión

Triada negativa, presupuesto 2017 y Banxico

 
1
 

 

ME. Difiero del Banxico.

El tipo de cambio interbancario ya rebasó los 19.50 pesos por dólar. Hasta el momento en el que envié el presente escrito para publicación, el nivel máximo histórico del tipo de cambio ha sido de 19.7133 pesos por dólar. ¿Qué factores están llevando al peso a depreciarse de esta manera? En mi opinión, son tres: (1) Probabilidad de que el Banco de la Reserva Federal de EU (Fed) aumente la tasa de interés de referencia en diciembre; (2) los precios del petróleo; y (3) ventaja de Hillary Clinton sobre Donald Trump en las encuestas de intención de voto. A estos tres factores son a lo que he llamado “la triada”, que estuvo alineada para apreciar al peso hace un mes, pero que también advertí en este mismo espacio que se veía difícil que ésta pudiera permanecer alienada y peor aún, que todo parecía indicar que podría alinearse, pero para depreciar al peso (“La dinámica de corto plazo del peso liderada por el Fed, Trump y el petróleo”, 23 de agosto).

¿Qué pueden hacer nuestras autoridades económicas al respecto? Si la depreciación va acorde con los fundamentales de nuestro país, lo mejor es no hacer nada. No obstante lo anterior, de junio de 2014 a la fecha, el peso se ha depreciado significativamente más que divisas de otros países emergentes cuyos fundamentales se encuentran en niveles considerablemente inferiores a los de nuestro país. En este sentido, uno de los argumentos que se han brindado en diferentes foros es que el peso mexicano se utiliza como “cobertura” (“El complicado entorno que enfrenta Banxico”, 9 de agosto).

Entonces, si la magnitud y la velocidad de depreciación del peso frente al dólar relativa a otras divisas-, es muy distinta y no refleja los fundamentales de nuestro país, sí se justifica que nuestras autoridades económicas hagan algo al respecto.

La Comisión de Cambios (CC) –formada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el Banco de México (Banxico)–, podría decidir dos políticas: (1) Imponer un control de capitales para disminuir la operación de la divisa y remover una de las características que hacen al peso ser una buena cobertura. No obstante, sabemos que esta opción ni es recomendada por los cánones de la ortodoxia económica, ni está dentro de las opciones que contempla la CC; o (2) utilizar las reservas internacionales y vender dólares en el mercado, ya sea de manera preanunciada o discrecional. Sin embargo, la CC no ha participado ya con este tipo de políticas en episodios recientes de muy alta volatilidad, como la publicación del resultado de la votación de Reino Unido para desincorporarse de la Unión Europea (Brexit). En mi opinión, esto se debe a que la fuente principal de acumulación de reservas en las últimas décadas eran los dólares que le vendía Pemex al Banco de México, que han disminuido considerablemente ante la caída de los precios y de la producción –y por lo tanto de la exportación–, de petróleo, así como el incremento de la importación de petrolíferos (e.g. gasolina).

Así, las opciones que quedan son: (1) Un aumento de la tasa de referencia del Banco de México, para hacer “menos barato” tomar posiciones cortas con el peso; o (2) reforzar el marco macroeconómico vía un recorte al gasto público, por ejemplo. En mi opinión, el recorte que está proponiendo la SHCP a nuestros legisladores para el año fiscal 2017 es realista y responsable (“Presupuesto 2017 – Realista y responsable”, 13 de septiembre). Un recorte significativamente mayor podría tener un impacto más negativo en el crecimiento del PIB –porque así es como “paga” la economía los recortes–, teniendo dos impactos más negativos todavía: (a) Disminuir la recaudación y entonces poner en duda el cumplimiento de las metas de déficit y por lo tanto de deuda; y (b) un crecimiento menor del PIB disminuye el denominador con el que se calcula la deuda como porcentaje del PIB. Esto nos puede llevar a un círculo vicioso de recortes de gasto en donde no se cumplan las metas de déficit y deuda y entonces considero que sí nos bajarían la calificación crediticia. Es por esto y por el cambio que llevó a cabo la Junta de Gobierno de Banxico a su función de reacción que he anticipado que tendrán que elevar la tasa de referencia el próximo 29 de septiembre o inclusive antes si la dinámica del tipo de cambio empeora (“Arriesgada decisión del Banco de México”, 5 de julio y “Banxico – El caso para un alza de tasas en septiembre”, 6 de septiembre). Cabe señalar que una elevación de uno o dos puntos porcentuales de la tasa de referencia tendría poco impacto en la economía real –dicho por miembros de la Junta de Gobierno del propio Banxico–, en mi opinión, debido principalmente a la baja bancarización de nuestro país y el nivel actual tan bajo de la tasa de interés de referencia.

El autor es economista en jefe de Grupo Financiero Banorte. Las opiniones que se expresan en el artículo no necesariamente coinciden con las del Grupo Financiero Banorte, por lo que son responsabilidad absoluta del autor.

Twitter:@G_Casillas

También te puede interesar:

Paquete Económico 2017, realista y responsable

Banxico, el caso para un alza de tasas en septiembre

Un México fuerte y de oportunidades

>