Opinión

Tres ‘trenes’
imparables en México

  
1
  

  

Ford

Supongamos que estamos en esa mitad de la población que, de acuerdo con una encuesta del CIDE, quiere irse del país. Para quienes sonríen al primer extranjero que pueda darles una visa en el extranjero, van estas tres señales de que viene algo bueno.

Llega el gas de CFE. La eléctrica del estado ya le vende gas natural a Pemex. Lo leyó bien, en ese orden: CFE ya le vende gas a Pemex, desde enero. La productora de electricidad le entrega gas que le llega por barco a Manzanillo. Es gas natural licuado.

Tanto crece la autosuficiencia de CFE, que en el primer trimestre de este año le compró a su hermana una cuarta parte menos de lo que adquirió en el mismo lapso del año pasado y con ello a Pemex le pagó apenas la mitad de lo que le pagó durante enero, febrero y marzo de 2014.

En el primer trimestre de 2015 le pagó cuatro mil 173 millones de pesos, 48 por ciento menos que un año antes.

¿Y eso qué? Pues que ya hay un verdadero competidor de Pemex en el mercado de gas natural en un país que se llena de tubos. El gas llega a nuevas ciudades. Gas que por cierto tiene precios realmente vinculados a los de Estados Unidos. Las empresas encuentran más gas y más barato. Gas que pueden convertir en acero, vidrio o en electricidad, para fabricar lo que se imagine o para poner un centro comercial a la vuelta de su casa. Todo eso significa oportunidades.

Llega AT&T. No, esta empresa comandada por Randall Stephenson no va a darle trabajo a todos y tampoco va a cambiar el país por sí sola, pero es la primera vez que América Móvil, la dueña de Telcel, tendrá verdadera competencia.

Traerá una red 4G capaz de conectar a los vehículos como hot spot de internet para que varios dispositivos se conecten vía WiFi adentro de éste. Entonces notaremos qué necesidades cubriremos por esta vía, lo que detonará el nacimiento de startups, actividad que duplicó el monto de capital invertido en un año. Sí, el “venture capital” de las startups mexicanas ya le metió más de mil millones de dólares que hoy se convierten en empresas que pueden ser el futuro Uber.

‘Llueven’ coches y aviones. Revise el interior de su coche o del avión que aborde. Cada parte está hecha por distintas fábricas. Esas fábricas están llegando a México por montones y requieren de todos, absolutamente todos los servicios. ¿Sabe usted de contaduría? ¿Saca muelas a trabajadores?

El sector automotor convirtió en “mini Chinas” a Aguascalientes y a Querétaro. Sus tasas de crecimiento económico se acercan a 10 por ciento.

Hasta ahí con las razones. No seamos ilusos, riesgos existen y el dólar muestra cómo nunca se puede confiar en un tipo de cambio, pero está claro lo siguiente: AT&T, que es más grande que América Móvil, ya invirtió cuatro mil 300 millones de dólares en Iusacell y Nextel. No sería fácil salir en una emergencia y recuperar su dinero.

Los ductos de CFE y los de Pemex, como Los Ramones, tampoco pueden retirarse fácilmente y su presencia automáticamente ofrece gas natural, hidrocarburo al que los mexicanos nos hemos tardado en entenderle.

Las fábricas de autos están aquí justamente porque hay gas, luz, mano de obra barata, cercanía con EU y libre comercio con medio mundo. Es muy difícil que todo lo anterior se mueva.

Twitter: @ruiztorre

1
EVIDENTE: Apuesta Editorial

Publicidad. La empresa propietaria de revistas como GQ y Vogue, Condé Nast, lanzó la semana pasada el número uno de Vanity Fair México, a contracorriente en una época de productos digitales. La campaña de la imagen, en la Terminal 2 del AICM.

Vanity Fair

También te puede interesar:
​Ahora, motos en el Oxxo
¿Quiénes podrían superar a Slim?
Ésta es la avanzada de las extranjeras energéticas que ya vienen