Opinión

Tres escenas desapercibidas durante el “Davos” de Riviera Maya

 
1
 

 

Luis Videgaray

Acabó el viernes en Playa del Carmen esa versión latinoamericana del Foro Económico Mundial, cuya reunión anual cumbre en Davos, detona ideas que luego impactan la vida de todos.

Aquí, algunas escenas que por ocurrir en pasillos, fortuitamente, no recibieron la atención que merecen.

Máquinas vs. humanos

Terminado el encuentro, Joseph Stiglitz, premio Nobel, fue cuestionado en un pasillo del hotel Grand Velas sobre la posibilidad de que las máquinas puedan quitar trabajo a los humanos.

No lo preguntó cualquier persona, sino un alto ejecutivo de Microsoft.

La respuesta de Stiglitz me hace pensar que sí debemos preocuparnos.

El Nobel rodeado por unos cuantos líderes, como el director de CFE, Enrique Ochoa Reza, explicó que a diferencia de otras eras de rápido avance tecnológico, ahora las máquinas no sólo son más fuertes, sino que hacen cálculos a una mayor velocidad que la gente. “Máquinas construyen máquinas”, destacó.

Esa visión concuerda con Stephen Hawking, quien justamente por esa razón advierte que la inteligencia artificial supone una amenaza para la raza humana. Pida a Siri que busque esa declaración en internet.

La arrogancia de Google

Debemos educar a la gente para que se sienta más segura en un futuro que se nos viene más tecnológico. Ponga ya a sus hijos a aprender programación, “coding”. Esa es la conclusión de un panel en el que participaron líderes de Google, de ONG pro internet y Thaddeus Arroyo, el flamante director de AT&T en México, ahora dueña de Iusacell y Nextel.

Abajo, entre el público que escuchaba, líderes de empresas del sector destacaban cómo en el diseño de ese futuro Google desdeña opiniones de veinteañeros líderes, llamados en el Foro Global Shapers. Empresarios, emprendedores, sujetos hiperinformados y conscientes de los riesgos de entregar su información personal a una compañía.

“Google tiene la arrogancia que AT&T tuvo en los setentas”, dijo un hombre que créame, tiene influencia en sus gastos mensuales de telefonía e internet.

Preocupación marca… Baillères

No suele hablar en público, no le gusta. Por eso llamaba la atención cómo Alejandro Baillères bailaba en su silla, inquieto, esperaba el momento de, desde la oscuridad de la tribuna, lanzar una pregunta a los panelistas de una de las discusiones del Foro. Entre ellos se sentaba Luis Videgaray, secretario de Hacienda.

Finalmente, el líder de Grupo Bal, que incluye Peñoles y Fresnillo, además de El Palacio de Hierro, les preguntó su opinión sobre la situación del Estado de derecho. Videgaray tomó el micrófono y dio un discurso con el que destacó las recientes millonarias inversiones de empresas automotrices en México, que a su juicio, avalan la confianza en el Estado de derecho en México.

La respuesta no cambió mucho el semblante de Baillères, quien asintió cuando otro panelista advirtió que este tema es polémico en la región por la falta de aplicación de las leyes, no por la inexistencia de éstas.

Luis fue el único que me contestó... respondió ante una pregunta directa sobre su satisfacción ante la respuesta de los panelistas.

El Estado de derecho ya motiva preocupaciones, Totalmente Palacio.


Twitter: @ruiztorre

También te puede interesar:
¿Quiénes podrían superar a Slim?
Ésta es la avanzada de las extranjeras energéticas que ya vienen
La verdad, quizá no seas un emprendedor

1
 EVIDENTE: Temor

 Vigilancia extrema. Al centro de la imagen, Klaus Schwab, líder del Foro Económico Mundial, al llegar el miércoles al hotel Fairmont en la pacífica Riviera Maya con una escolta que le estorbaría en Suiza y que en México evidencia que tenemos mucho camino por delante en materia de Estado de derecho.

Klaus Schwab.