Opinión

Tres Enriques y dos presidencias

 
1
 

 

Turismo. (Cuartoscuro)

Un Enrique fue llamado a apuntalar la campaña en pos de la gubernatura del Estado de México de Alfredo del Mazo e iniciado febrero de este año dejó la presidencia del Inadem. La lógica señalaba que para mayo el asunto debía haber estado más que saldado en la sustitución de Jacob Rocha pero lamentablemente la decisión ha sido particularmente difícil porque hasta la fecha muchos nombres han decorado las paredes de radio pasillo del Inadem sin que nada se concrete.

El otro Enrique es Peña Nieto quien sabe claramente que el proceso de sucesión ya merece una atención cercana. Todo indica que no impedirá que, dentro del gabinete o dentro de su partido algunas figuras destaquen y legítimamente se pronuncien por ser precandidato de su partido para el proceso correspondiente.

El tercer Enrique no figura en la lista de los aspirantes a ser abanderado por el PRI (marca muy desgastada ya) pero es innegable que tiene no sólo el derecho a participar, sino sus cartas credenciales como titular de la Secretaría de Turismo lo avalan.

De la Madrid Cordero es un joven funcionario que, sostienen en el ecosistema turístico nacional, ha realizado un brillante papel como promotor del turismo en México. Durante su gestión se ha conseguido ver una consolidación del sector turístico como una de las turbinas fundamentales de la economía nacional.

Se ha preocupado por la micro, pequeña y mediana empresas turísticas, ha hecho posible que estas unidades económicas afinen su oferta, se capaciten, mejoren sus procesos de servicio y se modernicen.

Pero lo más importante es que ha trabajado de manera clara en la conectividad que es esa 'llave mágica' que hace posible que un potencial turístico se aproveche.

Precisamente ahora el titular de la política turística se encuentra en Canadá, en Ottawa, país que es nada menos el segundo en importancia para México, luego de la Unión Americana, país al que visitan 20 millones de mexicanos anualmente con una derrama de 20 mil millones de dólares, números gruesos. Canadá y México son en conjunto cerca de 50 por ciento del turismo que reciben nuestros vecinos del norte.

La eliminación del visado como requisito para ingresar a Canadá y la negociación de conseguir vuelos directos a Cancún, Puerto Vallarta, Los Cabos y la CDMX dan frutos ya.

Esta estrategia ha resultado exitosa si se conoce el dato que señala el crecimiento del turismo canadiense en 10 por ciento durante el primer bimestre de 2017 en relación con igual periodo del año anterior.

Nuestro segundo cliente turístico crece en sus visitas cuatro veces el ritmo con el que avanza la economía mexicana.

Y va por más, como señala el interés de reunirse con la ministra de Pequeña Empresa y Turismo, Bandish Chagger y otros líderes de la industria turística canadiense interesada en fortalecer su relación con México. La pirotecnia verbal de Trump ha lesionado el ámbito turístico entre nuestro país y la Unión Americana.

La comunidad turística nacional se expresa bien de este funcionario y le impulsa a que trabaje por México no sólo desde la trinchera del turismo.

Las Pymes del sector reconocen que durante su gestión se les tomó en cuenta y se articularon políticas públicas que les favorecen, y aterrizadas en sus propias inquietudes.

El funcionario ha sido formado en la UNAM, donde obtuvo el título como abogado, pero también cuenta con la maestría en Administración Pública por la escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard. Habla inglés, cosa importante.

Conoce el sector financiero luego de su paso como coordinador general técnico de la presidencia de la CNBV; estuvo en el banco internacional HSBC y encabezó la Financiera Rural y Bancomext.

Es un político sensible a las necesidades más urgentes del país y demuestra que toca el piso cuando camina. No es soberbio y es un político con disposición a escuchar.

Le podemos afirmar que De la Madrid Cordero no tardará mucho en platicar con el presidente Peña Nieto sobre su disposición a presentarse como interesado en ser precandidato del PRI al proceso que concluya con la designación de un candidato aspirante a la presidencia de México.

Este columnista consultó a una persona muy cercana a Enrique de La Madrid sobre el proceso y quien le conoce muy bien aseguró que éste político será incapaz de hablar abierta y públicamente de la posibilidad de reconocer su disposición a jugar sin antes recibir un VoBo de su jefe, un jefe que sabe que, como están las cosas, tendrá que permitir que llegue como aspirante a sucederlo al mejor hombre de su partido y no una persona allegada a su simpatía, sin que Enrique, el hombre del turismo,  se encuentre alejado de esa condición.

Todo señala que la consulta está muy cercana, si no es que ya se ejerció.

Correo: etj@universopyme.com.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
'Dreamer' deportado crea en México Pyme en apoyo a otros repatriados
Zeolita enriquecida para fertilizar tierras de temporal
Van por Pymes sustentables en la CDMX