Opinión

Transparencia y base cero

 
1
 

 

autopista Durango-Mazatlán

El portal de la SHCP www.transparenciapresupuestaria.gob.mx es una mina de oro. Ahora que el gobierno federal está realizando la tarea de diseñar un presupuesto federal con base cero, la información que existe en este portal seguramente le será muy útil para este importante ejercicio.

Dada la limitación de este breve espacio, me ciño a un solo ejemplo. En el municipio de Tepoztlán, Morelos, SCT está haciendo la modernización de un camino de 6 kilómetros, donde se ampliará el paso a 7 metros de ancho de calzada (hoy tiene 5.50).

Los beneficios, según el portal, serán “disminuir el tiempo de recorrido, incrementar la seguridad, e impulsar el desarrollo de las actividades productivas de las localidades de Colonia del Carmen, Tlapetlaloya, Tepepatlaxco, Huehuecóyotl y Santo Domingo Ocotitlán, con 2 mil 94 habitantes.” Ante tales beneficios, no puedo dejar de preguntar, ¿cómo piensa SCT lograr tanto en 6 kilómetros? Hoy ya se puede transitar en la carretera actual a 70 km por hora. Es decir, los 6 kilómetros toman 5 minutos. ¿Cuánto más se puede disminuir el tiempo de recorrido o aumentar la seguridad o generar más desarrollo? Pero esto no es todo. La inversión en la obra de “modernización” será de 26 millones de pesos. Durante los 29 años que se contempla que dure la carretera, con todo y costos de mantenimiento, el valor total será de 70 millones de pesos. Es decir, casi 2.5 millones de pesos al año, 200 mil pesos mensuales. ¿Qué tal si en su lugar se le diera a cada familia de Santo Domingo un crédito de 5 mil pesos al año? ¿No se detonaría mayor desarrollo con el financiamiento para sus actividades productivas que con los 6 mil metros de carretera mejorada?

O peor, ¿de verdad mejorar este camino será la mejor manera de invertir esos 26 millones de pesos en 2015? ¿No existen otras prioridades, ahí mismo, en Tepoztlán, que requieran esa inversión? Así, uno por uno, habría que revisar el presupuesto ejercido este año para el borrón y cuenta nueva que requiere el país para transformar nuestra manera de (mal)gastar.

También te puede interesar

¿Rechazados o reprobados?

El voto leal del PRI

El sur está lejos del crecimiento